La marca del moño se lanza a competir en el segmento de los autos eléctricos con este atractivo monovolumen. Con 320 kilómetros de autonomía y 200 CV de potencia, no tiene nada que envidiarle a cualquier vehículo tradicional. Eso sí, sin ningún tipo de emisiones.

Desde hace unos cuantos años, el Salón de Detroit no se destaca sólo por los enormes SUV´s y muscle cars, también por los vehículos híbridos y eléctricos que ya son muy populares entre el público norteamericano.

La principal novedad de Chevrolet para este año es el Bolt EV (Sí, Bolt con B larga. El Volt es otro), un pequeño crossover o monovolumen que promete 320 kilómetros de autonomía a un “accesible” precio de 30.000 dólares. 

Pero eso no es todo, también promete terminar con el prejuicio de que los eléctricos son lentos (a excepción del Tesla Model S), sus 200 CV y 360 Nm de torque aseguran prestaciones al nivel de cualquier motor de combustión interna. Posee una caja de cambios de una sola velocidad, integrada al mismo propulsor.

Las baterías, desarrolladas por LG, son de iones de litio y constan de 288 celdas individuales. Pesan 435 kilos y tienen una capacidad de 60 Kwh. Estos acumuladores están ubicados en un falso piso, lo que garantiza un bajo centro de gravedad y no afectan la capacidad interior del vehículo.

Los diseñadores optaron por darle al Bolt un aspecto más convencional, acorde con la gama actual de Chevrolet y con pocos detalles “futuristas” como sí se pueden observar en algunos híbridos como el Toyota Prius. Resulta atractivo y moderno, con detalles como los guardabarros en negro, dándole cierto look aventurero pero sin estar demasiado recargado. Lo mismo pasa en el interior. Si bien el instrumental recurre a un display digital, junto con la infaltable pantalla táctil (de 10,2 pulgadas en este caso) para el sistema multimedia MyLink (que ofrece numerosas aplicaciones sobre el funcionamiento y servicios para el vehículo), el resto del habitáculo es similar al que podemos encontrar en cualquier otro modelo de la marca.

Otra característica es que posee varios modos de conducción, uno de los cuales -el de máxima regeneración de energía- permite que se pueda conducir utilizando sólo el acelerador, ya que al levantar el pie del pedal, el auto se detiene en forma gradual mientras se recargan las baterías.