El Toyota Corolla llegará a los 50 años de vida estrenando un facelift que actualizará su estética. Este rediseño debería ser adoptado también por la variante brasileña en el transcurso de este año o principios de 2017.

El Corolla es para Toyota lo que el Golf representa para Volkswagen: su modelo más icónico, el más vendido y un referente obligado en su segmento. Más de 40 millones de unidades fueron comercializadas a lo largo de sus 11 generaciones y actualmente se vende en 150 países, representando el 20% de las operaciones globales de la marca nipona.

A 50 años de su lanzamiento, el sedán mediano celebra su aniversario con un restyling que moderniza su imagen. Si de por sí esta undécima generación ya era bastante rupturista en cuanto a diseño, el facelift lo acentúa aún más, con líneas más agresivas, inspiradas en los nuevos Mirai y Prius. En la variante destinada al mercado europeo, resaltan los faros de LED y las tomas de aire y spoilers de mayores dimensiones, así como las llantas de nuevo diseño. En la parte trasera, las modificaciones son menores: sólo se aprecian ópticas oscurecidas.

También introducirá mejoras en seguridad: sumará el Pre-Collision System, que detecta un posible choque y prepara los airbags y cinturones de seguridad en caso de impacto. Además, contará con alerta de cambio de carril, luces adaptativas e identificador de señales de tránsito. Hasta el momento, no trascendieron imágenes de su interior.

El Corolla fabricado en Brasil para nuestra región, estará basado en el europeo y se espera que además de las novedades estéticas, al menos incorpore el Control de Estabilidad (ESP), su principal faltante. Llegaría en el transcurso de 2016 o a principios del año que viene.

Cabe destacar que al igual que la versión actual, la variante para el mercado norteamericano cuenta con un estilo diferente, más deportivo, y también fue rediseñada.

El Corolla destinado al mercado norteamericano ya estrenó un rediseño para conmemorar los 50 años del modelo >>