Tests
Now Reading
Test: Peugeot 208 GT 1.6 THP
0
Las idas y vueltas de las versiones más picantes de la gama baja de Peugeot llegaron a su fin. Desde Brasil se suma la alternativa deportiva emergente que promete revancha en este test: Peugeot 208 GT.
Overview
Vehículo

Peugeot 208

Versión

GT

Motor

Naftero Turbo 1.6 THP - 165cv

Caja

Manual de 6 marchas

Tracción

Delantera

Precio

$413.000 (a noviembre de 2016)

Las idas y vueltas de las versiones más picantes de la gama baja de Peugeot llegaron a su fin. Desde Brasil se suma la alternativa deportiva emergente que promete revancha en este test: Peugeot 208 GT.

dsc_9564

TEST: PEUGEOT 208 GT 1.6 THP

La gama de deportivos de la marca del león siempre estuvo presente. Desde el legendario 205 GTi, pasando por las epopeyas del Dakar y las grandes odiseas del Rally Mundial, la marca supo siempre tener un vínculo muy estrecho con los clientes vinculados a las sensaciones picantes.

Pero en los últimos años eso parece haberse apagado un poco en la región. El 206 tuvo sus versiones RC y GTi, pero con poca difusión y presencia por parte de la marca. El mismo 206 fue actualizado para pasar a ser 207 Compact, importando las unidades RC y GTi del 207real” desde Europa, pero con una fiabilidad dudosa y sin despertar una pasión alocada como sí lo hacían los vehículos anteriores.

dsc_9478

Esos instintos sí los despertaba la gama más sofisticada del león con la presencia del excéntrico RCZ, pero sus modestos 156cv de potencia lo hacían sucumbir ante unas efímeras ventas, sobre todo al comparar y verificar que contaba con el mismo caballaje que la familia 308/408 argentina.

El renacer de la historia deportiva de Peugeot parecía tomar más cuerpo al anunciar la llegada de los 208 GTi y XY, buscando darle aire nuevo a un segmento más que competitivo en la región. Pero los límites a las importaciones, la falta de dólares y el impuestazo terminaron siendo un arma letal para este modelo (y para casi toda la gama media/alta de la marca).

Hasta que a los muchachos de Peugeot Brasil se les ocurrió una idea mucho más viable, para dejar de dar vueltas con todas estas versiones: desarrollar una variante deportiva sobre el 208 Mercosur, fabricado en el país vecino. Entonces, ¿qué hicieron? Tomaron la carrocería 5 puertas, le incorporaron el motor 1.6 THP, modificaron la electrónica, mejoraron la puesta a punto del chasis y le sumaron más equipamiento. En este test: Peugeot 208 GT, un auténtico hot-hatch para mercados emergentes.

A PRIMERA VISTA

Con esta nueva versión el diseño del 208 se actualizó. Se le incorporó un nuevo paragolpes, una renovada parrilla y un nuevo layout interno de ópticas oscurecido. En el caso del GT, es el único que conservó los faros tipo lupa, ya que el resto de las versiones dejaron de ofrecerlos contando ahora con faros convencionales halógenos.

Esta versión deportiva cuenta con espejos exteriores en negro brillante, llantas de 17″ bitono (las mismas del GTi), emblemas específicos, alerón trasero y doble salida de escape. Todas estas diferencias lo visten claramente como un deportivo, pero con un estilo más elegante y no tan agresivo. Típico de Peugeot.

En el interior las diferencias con el modelo convencional son pocas. El tablero incorpora una pantalla de información más grande, con indicadores a color y más interacción con el sistema multimedia, además de sumar un nuevo diseño para los indicadores e integrar reglaje analógico para las agujas de temperatura y combustible (en el 208 convencional son digitales y bastante imprecisas). El equipo de audio sigue siendo el mismo, pero ahora su interfaz fue actualizada incorporando el sistema MirrorLink para emparejar la pantalla del smartphone mediante Android Auto o Apple Car Play.

La posición de manejo i-cockpit (con el diminuto volante por debajo del tablero de instrumentos) sigue presente, obligando a los compradores del 208 a acostumbrarse a esta extraña forma de conducir. Pero como pusimos en las diferentes pruebas anteriores, luego de unos kilómetros la experiencia es más que satisfactoria, ahora sumándole el plus de la dirección eléctrica, más suave todavía.

El 208 GT llega únicamente en carrocería 5 puertas, buscando ser una alternativa más deportiva al 208 común. Es por eso que la habitabilidad no varía en absoluto, conservando un espacio trasero acotado pero justo, manteniendo los tres cinturones de seguridad de 3 puntos y los tres apoyacabezas traseros. La deuda en seguridad llega por parte de la ausencia de los ganchos ISOFIX para la sujeción de las sillas para niños, un equipamiento no menor que no se le pudo incluir al restyling de este auto por decisión de Peugeot Brasil.

En cuanto a capacidad del baúl, sigue contando con 318 litros, una medida acorde al segmento. Para esta versión, la rueda de auxilio oculta bajo el piso del baúl es de chapa de 15 pulgadas. No es temporal, pero sí más barata.

COMPORTAMIENTO

El Peugeot 208 GT utiliza un viejo conocido de la familia PSA: el naftero 1.6 THP presente en los 308/408/3008/5008/C4/Picasso/C5/etc, que en este caso escala hasta los 165cv y se complementa con una caja manual de 6 marchas. No se ofrece en variante automática: esa opción está presente en la gama “racional”, integrando una caja de 4 marchas asociada al motor 1.6 de 115cv.

En prestaciones el GT es impecable. Logra acelerar de 0 a 100km/h en apenas 7,9 segundos, logrando una velocidad máxima de 219km/h y permitiendo que la diversión se multiplique al contar con una modalidad de desconexión del ESP que lo desactiva completamente.

dsc_9557

Ah, ¿no les dije? El GT es el único en la gama del compacto brasileño que ofrece control de estabilidad de serie y frenos a disco en las cuatro ruedas (17 milímetros más grandes y 6 milímetros más gruesos los delanteros, y sólidos los traseros).

El poder desactivar este importante dispositivo de seguridad nos permite divertirnos en lugares habilitados para esto, como un autódromo. Y para hacer uso y abuso de esta condición, viajamos hacia el Autódromo de Brandsen para rememorar las viejas épocas doradas de Peugeot, donde deportividad, tierra y competencia era lo único que importaba.

dsc_9487

El GT sorprende por su reacción y previsibilidad. No es un auto que transmita inseguridad cuando pierde la trayectoria, sino que logra combinar muy bien el confort con la dosis necesaria de adrenalina. Ojo, no es un deportivo radical como el Renault Sandero RS (ver nota), pero permite que la vida transcurra sin rebotes por todos lados y al momento de exigirlo responde al instante.

Esto se debe a una configuración mecánica distinta a la del Sandero: mientras el modelo del rombo utiliza una estrategia que integra un motor 2.0 de 145cv asociado a una caja de 6 marchas extremadamente corta (para mejorar la reacción), el 208 GT apela al turbo para hacer su magia. Esto le permite tener 20cv más que el RS y poder contar con una caja de relaciones más largas, mejorando el consumo.

Lo que no nos gustó para nada fue el tacto del embrague. Tiene un recorrido demasiado largo, pero sólo 1/3 de ese recorrido es lo que lo acciona. En otras palabras, el embrague se acciona o libera en los primeros centímetros de presión, para después dejar unos cuantos centímetros hacia el fondo del pedal “muertos”. Esto, combinado con un acelerador bastante corto, hace que no podamos medir exactamente cómo sincronizarlos, y cada tanto puede corcovear o pararse el motor. Cuestión de costumbre, pero molesta.

Otro punto que nos dejó con dudas es la puesta a punto del chasis. Si bien tiene una recalibrada suspensión (recibe una configuración específica seteada para mejorar la conducción deportiva) y una retocada calibración de la dirección eléctrica, el tren delantero vibra demasiado al acelerarlo a fondo, producto de un efecto típico de los Peugeot: la trompa se eleva demasiado, saliendo de la atmósfera, remontándose a la estratósfera y desde ahí elige el lugar a donde quiere caer. De tal forma que en menos de 8 segundos podemos estar desde partida detenida y hasta 100km/h, en cualquier parte del mundo. No los voy a defraudar, decía, ¿no?.

test-peugeot-208-gt

En cuanto a consumos, el 208 GT sorprende por su correcto desempeño en ruta logrando 14km/L. En ciudad la cosa no va tan mal, permitiendo recorrer 9 kilómetros con un litro de combustible. El tanque se llena con 55 litros (de nafta Premium, únicamente)

CONCLUSIONES

Peugeot Argentina comercializa el 208 GT a un precio de $413.400, con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros.

Es un precio elevado, claramente. Cuesta $110.000 más que el Sandero RS, una diferencia más que importante a la hora de decidir una compra. Pero bueno, tiene más equipamiento, más confort de marcha, un consumo más contenido y motorización turbo.

Ambos son buenos productos, con condimentos extra que logran despertar la pasión interior de aquellas personas que no logran llegar a los deportivos de sus sueños, pero pueden tener aunque sea una pequeña parte de ellos en su garage. ¿La deportividad rudimentaria del Sandero RS, o el confort sanguíneo del 208 GT?

Ninguno de los extremos es bueno, ya que no están equilibrados. Habrá que esperar a que otra marca encuentre el punto de equilibrio.

Algo deportivamente sanguíneo, con el confort de un auto de calle y a un precio de hatch emergente.

  • Test: Peugeot 208 GT
  • Por Federico Peralta Pahor
  • Producción: Manu Fernández – Jonathan Romero
  • Agradecimientos: Peugeot Argentina – Autódromo Ciudad de Brandsen Pancho Alcuaz
A Favor

- Diseño
- Prestaciones
- Equipamiento de Serie
- Posición de Manejo
- Balance Deportividad/Confort

En Contra

- Precio
- Rueda de Auxilio 15"
- Falta ISOFIX

Rating
Our Rating
Diseño
90%
Confort
80%
Habitabilidad
60%
Seguridad
80%
Comportamiento Dinámico
70%
Consumo
90%
Garantía
50%
Motor
100%
Caja
100%
Precio
100%
Bottom Line

PUNTAJE FINAL:

52%
Our Rating
You have rated this
What's your reaction?
Me Encanta
100%
Me Gusta
0%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor
Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir "mamá y papá" luego de decir "auto". Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó. Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último. En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.