Test: Mercedes-Benz Vito Furgón Mixto 111 CDI

El furgón mediano argentino se presentó en 2015 como una opción más económica que la Sprinter. Pero junto a ese detalle llegó un vehículo comercial seguro, mecánicamente impecable y completamente versátil. Lo probamos durante una semana.

EN EL GARAGE

Los utilitarios juegan un rol importantísimo en nuestro país. Desde los vehículos comerciales más pequeños, derivados de autos de pasajeros, hasta los más grandes que se utilizan en todas las industrias locales forman parte de un nicho de segmento que nunca va a dejar de existir: siempre se va a necesitar un vehículo para trabajar.

Y es quizás el único segmento que tiene la existencia asegurada por el resto de la historia del automóvil. Los citadinos pueden desaparecer de la mano de la conducción autónoma, los sedanes podrían cederle su espacio a los hatchbacks más grandes, los SUV podrían llegar a pasar de moda y hasta las pick-ups podrían tener a futuro un reemplazo igual de versátil pero no tan costoso.

Pero señores, los comerciales no. Esos van a seguir. Independientemente de su tamaño o precio.

Test Vito (22)

Y dentro de ellos un jugador muy importante sacudió el mercado el año pasado. Mercedes-Benz dejó de limitar su oferta utilitaria a Sprinter y camiones pesados para darle lugar a un vehículo más accesible, racional, versatil y argentino: Vito.

En variante Furgón Mixto y con equipamiento full, lo probamos en ISR.

A PRIMERA VISTA

Este furgón mediano comenzó a ensamblarse en la planta de Virrey del Pino el año pasado (ver nota). Cuenta con cuatro variantes (Furgón, Furgón Mixto, Combi y Tourer) y es la alternativa -en la misma marca- más accesible a la Sprinter, que cuenta con un tamaño muy sobredimensionado para las labores diarias en la ciudad.

Vamos a ser sinceros: es linda. Sí, mirenla bien. La Vito es uno de los furgones más agraciados del mercado, con un frontal bastante rudo para ser un utilitario y unas ópticas bien rasgadas. Y eso que tiene un equipamiento exterior bastante simple: cuenta con iluminación diurna, ópticas con faros biparábola, paragolpes en plástico negro, llantas de chapa 16″ con “tapabulones” en negro y tercera luz de stop. No cuenta con faros antiniebla delanteros (sí traseros) ni repetidores de guiño en los espejos retrovisores.

Para esta variante Furgón Mixto, Mercedes-Benz equipó a la Vito sólo con una puerta lateral corrediza (del lado derecho) que se suma a las dos puertas delanteras y al portón trasero levadizo de una sola hoja. El sector vidriado se extiende hasta las plazas traseras, dejando el compartimiento de carga completamente ciego, sin incluir luneta trasera ni sumar sensor de estacionamiento por este faltante.

INTERIOR

Todo está pensado para el trabajo. Pensado hasta en el más mínimo detalle. Todo apunta al laburo y a hacerlo más fácil. Obviamente, nos encontramos con materiales duros en su mayoría, pero de muy buena calidad, sin rebabas que compliquen la percepción de calidad y hasta con terminaciones mucho mejores que las de las propia Sprinter, una van que cuesta mucho más que la Vito y sale del mismo centro de producción.

Algo que nos encantó en este furgón es el nivel de impermeabilidad de los pisos, que no tienen alfombras y que tan solo cuentan con una base completamente lavable que hace simple poder limpiar la camioneta todos los días (hasta inclusive con una escoba).

La posición de manejo es muy buena, como en casi todo furgón que está pensado para trabajar diariamente. Cuenta con un asiento bien elevado  y una columna de dirección muy vertical. Así y todo, el asiento se regula en altura y el volante lo hace en altura y profundidad.

Desde el puesto de conducción al torpedo se lo ve simplón. No aparecen detalles agradables a la vista y todo está terminado en un clásico y aburrido plástico negro. El instrumental es extremadamente simple, con dos cuadrantes donde se reproducen analógicamente el tacómetro y el velocímetro, y una pantallita central monocromática donde se visualizan muchos detalles de la computadora de abordo: desde el indicador de nivel de combustible, hasta la autonomía, pasando por el nivel de temperatura del motor y culminando en la cantidad de kilómetros recorridos. Muy completa pero engorrosa: se comanda desde un botón en el mismo tablero, teniendo que soltar las manos del volante para cambiar la función.

El habitáculo de la Vito se destaca por la gran cantidad de espacios portaobjetos que dispone. 22 en total se distribuyen por todo el interior (desde las puertas hasta el sector superior del tablero), pero faltarían más entre las butacas delanteras. Sí, ya se. El espacio entre las butacas está para poder acceder al sector trasero sin necesidad de salir de la camioneta. Pero particularmente, en mi caso, preferiría un gran espacio central donde ubicar libros, cuadernos, el equipo de mate y hasta el almuerzo, y no tener que tirar esas cosas hacia los asientos traseros.

Y hablando de los asientos traseros, la Vito cuenta con tres butacas bien confortables para los acompañantes que se sumen. Están equipadas con cinturones inerciales de tres puntos, apoyacabezas, dos de ellas incluyen ganchos ISOFIX para la sujeción de sillas infantiles y las tres se pueden retirar para aumentar la capacidad de carga de la caja, que de por si es buena: 3.6m3 (1.664mm de largo, 1.695mm de ancho -1.270mm entre pasarruedas- y 1.337mm de alto) y 1.010 kilos de carga útil.

Otro punto intachable de este producto argento es el arsenal de seguridad que incorpora: Airbag para el conductor, indicador de cinturón de seguridad desabrochado para el asiento de conductor, luz de freno adaptativa, inmovilizador, freno a disco delanteros y traseros, ESP en combinación con ABS, ASR, EBV y BAS, detector de fatiga, asistente para viento lateral y ayuda al arranque en pendientes. Podríamos pedir el airbag para el acompañante, presente únicamente en las variantes para pasajeros, y el sensor de estacionamiento trasero para poder ayudarnos a ver si vamos a pisar a alguien.

Lo que no nos gustó para nada fue el sistema de aislamiento que tiene esta variante Furgón Mixto. Cuenta con unas planchas simil melamina que intentan ocultar las terminaciones de la chapa. Claramente no lo logra y se ve a simple vista cómo está construida toda la cabina de la Vito. Las soldaduras están al aire y los sonidos de rodaje no tardan en aparecer. De todas maneras, está bastante bien aislada en cuando a confort, pudiendo haber sido mucho peor.

Detalles a simple vista: el matafuegos está colgado a la izquierda del portón, el kriquet a la derecha, cuenta con 6 ganchos de sujeción soldados al chasis y el sistema de climatización cuenta con una salida central a la altura de las plazas traseras para ayudar a que la temperatura deseada se logre más rápidamente que si debiera viajar desde las toberas delanteras hasta el fondo de la cabina.

COMPORTAMIENTO

La Mercedes-Benz Vito Furgón Mixto se comercializa con un único motor 1.6 Turbo Diesel de 114cv de potencia, asociado a una caja manual de 6 marchas y tracción delantera. El furgón argentino también cuenta con un motor naftero 2.0 16v de 184cv equipado en conjunto con tracción trasera, pero esa configuración está disponible únicamente para las variantes de pasajeros Combi (9 pasajeros) y Tourer (8 pasajeros) lanzadas hace pocos meses (ver nota).

El motor, al igual que muchos componentes de la carrocería, fueron desarrollados en conjunto con Renault. Al igual que la Kangoo europea (y su homónima Mercedes-Benz Citan) o los Smart ForTwo y ForFour (y el Renault Twingo), la estrella comparte desarrollos con el rombo para poder ahorrar costos y compartir tecnología en los vehículos más accesibles.

Pero en el caso del motor, es una maravilla. El matrimonio que hace con la caja de 6 marchas es perfecto, haciendo que prácticamente no se note que está moviendo un furgón de 2.040 kilos. La dirección es extremadamente liviana pero para nada imprecisa, permitiendo realizar maniobras rápidas sin ningún tipo de duda. Es muy directa e ideal para el tránsito cotidiano.

Test Vito (60)

En cuanto a consumos, la Vito es realmente austera: recorre 16km/L en ruta, mientras que en ciudad se conforma con unos 12.5km/L. Chirolas para un tanque de 70 litros que nos asegura 900 kilómetros de autonomía en uso diario.

CONCLUSIONES

Mercedes-Benz Argentina vende la Vito Furgón Mixto 111 CDI a un valor de 40.000 dólares. Este precio, a un dólar promedio de $15, nos da unos 600.000 pesos, con una garantía de apenas 1 año sin límite de kilometraje.

Sí, es un número. No es para nada accesible. Pero es un producto muy bien armado, completo, ideal para transportar mucho volumen de carga y un amigo de fierro extremadamente seguro.

Y lo bueno, como siempre, sale caro.