EN EL GARAGE

Los utilitarios juegan un rol importantísimo en nuestro país. Desde los vehículos comerciales más pequeños, derivados de autos de pasajeros, hasta los más grandes que se utilizan en todas las industrias locales forman parte de un nicho de segmento que nunca va a dejar de existir: siempre se va a necesitar un vehículo para trabajar.

Y es quizás el único segmento que tiene la existencia asegurada por el resto de la historia del automóvil. Los citadinos pueden desaparecer de la mano de la conducción autónoma, los sedanes podrían cederle su espacio a los hatchbacks más grandes, los SUV podrían llegar a pasar de moda y hasta las pick-ups podrían tener a futuro un reemplazo igual de versátil pero no tan costoso.

Pero señores, los comerciales no. Esos van a seguir. Independientemente de su tamaño o precio.

Test Vito (22)

Y dentro de ellos un jugador muy importante sacudió el mercado el año pasado. Mercedes-Benz dejó de limitar su oferta utilitaria a Sprinter y camiones pesados para darle lugar a un vehículo más accesible, racional, versatil y argentino: Vito.

En variante Furgón Mixto y con equipamiento full, lo probamos en ISR.

A PRIMERA VISTA

Este furgón mediano comenzó a ensamblarse en la planta de Virrey del Pino el año pasado (ver nota). Cuenta con cuatro variantes (Furgón, Furgón Mixto, Combi y Tourer) y es la alternativa -en la misma marca- más accesible a la Sprinter, que cuenta con un tamaño muy sobredimensionado para las labores diarias en la ciudad.