Tests
Now Reading
Test: Fiat Mobi 1.0 Easy Pack Top
1
Es uno de los lanzamientos del año. Llega para pelear en un segmento cada vez más nutrido. Y en Info Sobre Ruedas ya lo probamos. Lo mejor y lo peor del Fiat Mobi: un auto que busca ser el aliado ideal para el día a día.
Overview
Motor

40

Caja

50

Precio

70

REVIEW - INFO SOBRE RUEDAS
EN EL GARAGE

El Fiat Mobi se lanzó en la Argentina hace muy pocas semanas, ocupando el lugar que dejó libre el Fiat Uno y buscando hacerse un espacio en la gama más baja de la marca italiana (ver nota).

test-fiat-mobi-easy-46

Es un espacio en el que Fiat siempre se sintió muy cómodo: actualmente ofrece cinco opciones pensadas para diferentes presupuestos. El Palio Fire es el auto más accesible, el Mobi es el siguiente, el Nuevo Palio busca su lugar en un espacio todavía en duda, el Punto anda en el mismo limbo, y el 500 se posiciona como la opción tope de gama dentro de los vehículos chicos. Pero el Mobi llegó a nuestro país con una agresiva política de precios en relación a sus competidores: sus valores se ubican a $30.000 por debajo de los valores del Volkswagen up! o el Ford Ka, igualando el nivel de equipamiento.

Luego de entrar en contacto durante su lanzamiento (ver nota), lo manejamos durante una semana en versión Easy con el Pack Top opcional.

A PRIMERA VISTA

El Mobi tiene un estilo muy marcado. Como es tendencia en los últimos años, el segmento de los citycars busca entrar por los ojos, y en el caso del nuevo chico de Fiat, lo logra. Cuenta con líneas bastante agresivas, muy filosas y con un frontal con mucha presencia. Las ópticas son inmensas, de tipo monoparábola e iluminación halógena. Como es requisito, cuenta con iluminación diurna (no LED) ubicada en los faros antiniebla (se apagan únicamente al encender las luces bajas, a excepción de otros vehículos en los que se desconectan al encender las luces reglamentarias para no generar encandilamientos de noche).

A mi gusto, el lateral me parece controvertido. El voladizo delantero es inmenso, con enormes pasarruedas y capot, al igual que unas puertas delanteras muy grandes. Toda esa inmensidad (que de costado parece “caerse” hacia adelante) se contrarresta con un espacio trasero MUY reducido. Del pilar B hacia atrás los diseñadores le efectuaron un hachazo vertical para que el Mobi tenga dimensiones más acotadas. Esto generó que las ópticas queden muy encima del pilar C y el baúl se limite a unos pocos litros de capacidad.

Y ahí llegamos a un punto que suele polarizar las opiniones: el portón del baúl completamente de vidrio.

Existen algunas personas que lo defienden desde la comodidad y el diseño (es más liviano y resalta la estética del Mobi, sobre todo en colores llamativos) y otros detractores que la detestan desde la funcionalidad (genera una boca de carga chica, no cuenta con botón de apertura y no está integrada al circuito de la alarma, por lo que su apertura no hace sonar la sirena). Desde ISR preferimos ser cautos: nos encanta como diseño, pero terminamos usando los asientos traseros por funcionalidad.

INTERIOR

En el interior es todo muy similar al diseño y estilo del Fiat Uno, del cual utiliza la plataforma. Reinan los plásticos duros y las líneas redondeadas, con terminaciones bastante mejorables y encastres que no terminan de hermanarse completamente. Encontramos muchas rebabas mal terminadas y pequeños aditamentos plásticos que se desprenden con sólo tocarlos (como los cobertores negros de los sujetadores verticales de los cinturones delanteros)

El puesto de conducción se destaca por incorporar el nuevo volante de la marca derivado de los vehículos Jeep/Chrysler con comandos de audio del lado derecho, regulación en altura y un instrumental bastante básico pero muy completo en cuanto a información: nos muestra el tacómetro, el velocímetro, indicador de nivel de combustible, indicador de temperatura, computadora de abordo, reloj y hasta indicador de pase de marcha.

En el caso de la consola central, integra el equipo de audio doble DIN presente en las variantes más básicas de casi todos los Fiat. Cuenta con conexión auxiliar, USB y tecnología Bluetooth, aunque no cuenta con pantalla a color ni navegación integrada. Esta funcionalidad se ofrece como un opcional dentro de la gama de accesorios Mopar, catálogo que en Argentina podría incorporar el accesorio LiveOn presente en Brasil que nos permite ubicar el teléfono celular en la consola mediante un sujetador. Por el momento no estará disponible.

Pero volviendo al equipo de audio, la calidad de sonido deja bastante que desear y la versatilidad de uso es no es agradable, ya que cuenta con botones duros, blandos y hasta dos ruedas, lo que genera algo de confusión a la hora de tener que accionar uno de ellos y no saber con cuánta presion apretar los botones. Cosa’e costumbre, ¿vió? Debajo del estéreo encontramos los botones para la baliza, el desempañador trasero y las luces antinieblas delanteras (ya que traseras no posee). Más abajo se ubica el aire acondicionado derivado del Palio Fire, con nuevas perillas y de funcionamiento extremadamente efectivo.

Pero eso no es lo único que deriva del Palio. Los levantavidrios eléctricos delanteros (traseros son manuales), las palancas de apertura interna de tanque y baúl, y hasta la selectora de la caja derivan del modelo presentado en 2004, el que era un re-restyling del Palio de mediados de los ’90. Punto a favor para la cantidad de posavasos en el habitáculo, ascendiendo a cuatro en las plazas delanteras y un quinto para las traseras.

Si hablamos de habitabilidad, el Mobi es un auto demasiado chico. Si bien los ocupantes delanteros van a tener mucho espacio para estirar las piernas (gracias a una corredera longitudinal muy extendida, ideal para personas altas como en mi caso), los pasajeros traseros van a sufrir si es que una persona como yo conduce. El espacio en la segunda fila de asientos es extremadamente chico y sólo permite ubicar cómodamente a personas chicas o a niños. Al momento de pensar la compra del Mobi, debemos setear nuestra cabeza al siguiente concepto de espacio: es un auto tres puertas, con “la gracia” de hacer más fácil el ingreso trasero adicionando dos puertas más.

En cuanto a seguridad, es un poco más completa que una configuración básica: cuenta con doble airbag, ABS con EBD y alerta de frenado de emergencia, alerta de cinturón de seguridad abrochado, luces diurnas y ganchos ISOFIX. Si bien la dotación de equipamiento es correcta, no cuenta con el quinto apoyacabezas trasero central ni con cinturón inercial de tres puntos para el mismo pasajero. Si nos ponemos exquisitos, los apoyacabezas delanteros se encuentran integrados a la butaca y no permiten regulación alguna. Punto a favor para el respaldo trasero, que se puede rebatir 60/40 y marca la diferencia en relación a otros modelos, incluso, de segmentos superiores que ofrecen respaldo enterizo.

Las dimensiones reducidas del habitáculo trasero van en sintonía con el baúl, que ofrece apenas 235 litros de capacidad con una boca de carga muy acotada. Si bien Volkswagen no se animó a desarrollar el portón de vidrio para el up! brasileño, sí lo equipó con el sistema de distribución de carga, lo que genera un “doble fondo” en el piso del baúl para ubicar más cosas. Esto también lo ofrece el Mobi (se denomina CargoBox), pero quedó reservado para Brasil. Debajo de la alfombra encontramos la rueda de auxilio, en misma medida 14″ que las cuatro titulares pero de chapa (Pirelli Cinturato P1 175/65 14).

COMPORTAMIENTO

El Fiat Mobi llega a la Argentina con un motor naftero 1.0 4 cilindros 8 válvulas de 70cv, asociado a una caja manual de 5 marchas y tracción delantera. La configuración elegida para este motor es completamente citadina, pecando de exceso de autonomía de combustible en detrimento de prestaciones.

test-fiat-mobi-easy-41

Es un auto que no es para nada despierto. Le cuesta salir de abajo, no tiene buenas reacciones y las recuperaciones en ruta son eternas, costándole muchísimo pasar de 80 a 120km/h para un sobrepaso y necesitando realizar uno o dos rebajes para poder lograrlo. Las relaciones de caja cortas también son un problema, con una 1ra marcha casi inexistente y una 5ta marcha que nos hace viajar a 3500RPM transitando a 110km/h.

En cuanto a las prestaciones, acelera de 0 a 100km/h en más de 15 segundos y llega a una velocidad máxima de 147km/h. Datos que no hacen hervir la sangre a ningún tifosi brazuca

El comportamiento va en sintonía con su seteo de urbes: mucha inclinación en curvas cerradas y una carrocería muy sensible a vientos laterales. La selectora de la caja nos permite engranar de forma precisa, pero con algunas reticencias a querer permitir el ingreso de la marcha deseada. No se siente demasiado confortable al tacto.

test-fiat-mobi-easy-44

En contrapartida, el consumo es irrisorio. Estamos hablando de un promedio de 12km/L en ciudad y hasta 16km/L en ruta, a una velocidad crucero de 110km/h. Con el importante tanque de combustible de 47 litros, genera una autonomía de más de 750 kilómetros en ruta y 560 en ciudad. Aplausos.

Punto extra a favor de la puesta a punto de la suspensión, que es muy agradable en el tránsito cotidiano y absorbe con firmeza todas las irregularidades el camino, sin llegar a ser tosco. Cualquier pozo grande, lomo de burro o cuneta queda haciendo mella del falso chasis hacia abajo, ya que no permite que invada el confort de marcha interior. Tampoco se detectaron golpes en los amortiguadores y espirales, ni un recorrido extenso que permita el clásico golpe de expansión. Un seteo muy fino que quedó muy bien.

CONCLUSIONES

Fiat Chrysler Automobiles Argentina comercializa el Mobi Easy a $193.000, con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. La unidad probada contaba con el Pack Top (suma espejos y manijas color carrocería, faros antiniebla delanteros, llantas de aleación, alarma, cierre centralizado, consola central extendida, espejos eléctricos con función Tilt-Down, levantavidrios eléctricos delanteros, comandos de audio al volante y radio con USB, auxiliar y Bluetooth), que eleva su precio hasta los $205.000. La más equipada es la Way, que además de sumar detalles off-road, agrega sensor de estacionamiento trasero, consola de techo con portaanteojos, espejo auxiliar y asiento del conductor regulable en altura. Se ubica a $215.000.

test-fiat-mobi-easy-12

Analizar el Mobi como producto es muy simple. No pienses en irte de vacaciones con el auto. Ni ahí. Tampoco se te ocurra andar pisteando como un campeón porque vas a pasar MUCHA vergüenza.

Pensá que es un excelente compañero de vida diaria, el que te va a llevar a la facu, al laburo o a ver a tu novia que vive en la otra punta del conurbano. Pensá que tiene más onda que otros dinosaurios baratos, que tiene el equipamiento justo que buscás y que encima vas a tener nafta para rato.

Con esta estrategia, y si Fiat le da el espacio que se merece jubilando al Palio Fire, el éxito podría estar asegurado.

 

A Favor

- Consumos
- Precio
- Equipamiento
- Habitabilidad Delantera
- Puesta a Punto de Suspensión

En Contra

- Habitabilidad Trasera
- Capacidad de Baúl
- Versatilidad de Luneta
- Prestaciones
- Comportamiento Dinámico

Rating
Our Rating
Diseño
65%
Confort
65%
Habitabilidad
40%
Seguridad
60%
Comportamiento Dinámico
65%
Consumo
90%
Garantía
70%
Motor
40%
Caja
50%
Precio
70%
Bottom Line

PUNTAJE FINAL

62%
Our Rating
You have rated this
What's your reaction?
Me Encanta
57%
Me Gusta
13%
Bueh...
13%
Cualquiera
4%
Chocalo, ¡por favor!
13%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor
Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir "mamá y papá" luego de decir "auto". Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó. Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último. En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.