Tests
Now Reading
Test: DS 3 Sport Chic 1.6 THP
0
El encargado de inaugurar la marca DS en todo el mundo vuelve a ser probado por ISR. Nos subimos a la variante más equipada para sacar conclusiones y comprobar que, pese a estar a punto de actualizarse nuevamente, es un auto que nunca pasa de moda. Fotos por Manu Fernández.
Overview
Motor

85

Caja

85

Precio

70

REVIEW - INFO SOBRE RUEDAS

EN EL GARAGE

Fue el segundo auto en pasar por el garage de Info Sobre Ruedas. Allá por el año 2011, una unidad roja con techo blanco asomaba en las oficinas de Citroën Argentina esperando a que pase a buscarlo. Para esa época (hace 5 años) el Citroën DS3 era el máximo exponente de la marca francesa. Tenía onda, potencia, equipamiento y seguridad. Pero representaba mucho más que eso: el DS3 se desarrolló sabiendo que su destino iba a ser mucho más grande.

Fue el inicio de una submarca dentro del doble chevrón, la que no duró mucho tiempo para pasar a ser una marca propia dentro del Grupo PSA.

Desarrollado sobre la plataforma del C3 europeo (diferente a la de nuestro C3 mercosur), el DS 3 -ahora con espacio entre las letras y el número- llega a nuestro mercado con dos motorizaciones nafteras: una 1.6 VTi de 120cv asociada a una caja manual de 5 marchas y una 1.6 THP de 163cv con caja manual de 6 marchas. Esta última viene acompañada por un restyling frontal, presentado en 2015 y sumando iluminación Full LED a sus grupos ópticos.

En Info Sobre Ruedas lo volvimos a probar, ahora formando parte de una nueva marca.

A PRIMERA VISTA

El estilo del DS 3 es indiscutible. Basándose en el concepto “anti-retro“, el hot-hatch francés tiene un diseño casi único, que llama la atención tenga el color que tenga y maneje quién lo maneje. En el frontal el cambio de la versión Sport Chic (la más equipada, THP) le vino muy bien, dando aires todavía más tecnológicos a una apuesta que ya desbordaba de tendencia. Las ópticas sumaron proyectores tipo lupa con bixenón, luces LED y hasta una animación lateral para los guiños. La gran tira de LEDs verticales sigue presente sin cambios.

En el lateral las llantas de 17 pulgadas tienen un nuevo diseño diamantado, mientras que en el pilar B se mantiene la columna “cortada” dando la sensación de que el techo se encuentra flotando sobre las ventanas. En la última actualización se le incluyeron diferentes “easter eggs“: pequeños guiños a la historia de la marca que se esconden dentro del auto. Así las ópticas reproducen en logo de DS en un patrón casi hipnótico y el torpedo junto a las ventanillas traseras tienen dibujada la ciudad de París (esto último disponible sólo en Europa mediante el pack “Irrésistible Paris”). 

Previo a la incorporación del restyling, la marca ya había actualizado algunos detalles del modelo que se conservaron luego de la modificación estética exterior: la pantalla LCD naranja típica de PSA pasó a ser una táctil de 7 pulgadas con navegador (en ese momento sin conexión USB), y las ópticas traseras se modificaron incorporando un -hipnótico también- patrón espejado que parece darle profundidad a la iluminación LED.

Pero ojo: no nos dejemos sorprender por un diseño muy actual. En Europa ya se presentó la edición 2016 que incorpora un nuevo frontal (dejando de lado toda influencia Citroën) y suma más variantes (ver nota).

INTERIOR

En relación a aquel primer contacto con el modelo, poco cambió. Nos encontramos con el mismo interior, en su mayoría de plásticos duros pero de muy buena calidad de terminación. El sector superior del tablero es más mullido que el resto del auto, mejorando la conexión sensorial con los ocupantes.

Tomando en cuenta que se trata de la variante “coupé” del C3, el DS 3 resuelve muy bien lo “anti-retro” y la atmósfera que se percibe en el interior es de modernidad. Sigue estando presente el aromatizador de ambiente en el sector superior de la consola, además de contar climatizador digital, butacas envolventes de cuero microperforado y detalles en aluminio y cromo satinado. Todo eso hace que la experiencia dentro del DS 3 sea muy agradable.

El principal cambio que notamos es que ya no está presente el clásico frente de stereo de DIN simple, desde donde se comandaba el equipo de audio y la navegación. Al mantener la pantalla pero incorporar la tecnología táctil, ésto dejó de servir y dio lugar a un pequeño portaobjetos que no tiene utilidad alguna. Las llaves no entran, el celular tampoco, las monedas hacen ruido, los billetes se caen y los tickets del peaje se vuelan. Le podríamos dar una función útil ubicando la llave de ignición, si el DS 3 tuviese arranque por botón. Pero como no es así, seguiremos pensado qué poner ahí. Quizás un pendrive que no se use, no sabemos…

Este mismo espacio portaobjetos lo incluyó el nuevo C3 Aircross (ver lanzamiento y test) y el C3 2016 (ver lanzamiento), después de cambiar sus sistemas de conectividad.

Otra de las cosas que perdió el DS 3 es la calidad de sonido. Si bien la interfaz cuenta con radio, Bluetooth, conexión auxiliar, USB, comandos al volante y 6 parlantes, desapareció el audio Hi-Fi, que contaba con una tercera vía central en el tablero y un subwoofer amplificado en el baúl.

Dentro del equipamiento de confort, el DS 3 se destaca por ofrecer dirección asistida eléctrica, sistema de navegación GPS My Way con pantalla táctil de 7″ y cámara de retroceso, faros antiniebla delanteros, control de velocidad crucero con limitador, sensor crepuscular y de lluvia, asientos delanteros calefaccionados, indicador de cambio de marcha, volante deportivo, pedalera de aluminio, llantas 17 pulgadas, tapizado de cuero y espejo retrovisor antiencandilamiento.

Desde la butaca del conductor el instrumental no tuvo cambios. Está diagramado bajo tres cuadrantes circulares, divididos hacia la izquierda para el tacómetro, al centro el velocímetro (con indicador de temperatura del motor en la parte baja) y a la derecha el indicador de nivel de combustible junto a la computadora de abordo (correcta, bastante completa), ambos digitales.

En cuanto a habitabilidad, no le vamos a pedir mucho a este hot-hatch francés. Los cómodos van a ser los dos ocupantes delanteros, que podrán correr los asientos en forma longitudinal casi hasta el infinito, permitiendo regular la butaca del conductor en altura y el volante en altura y profundidad. Los ocupantes traseros se tendrán que conformar con achicar las piernas lo máximo posible, aunque viajarán de forma segura gracias a los tres cinturones de seguridad inerciales, los tres apoyacabezas y los ganchos ISOFIX.

El baúl está dentro de la media del segmento y hasta un poco por encima: permite ubicar cosas en un espacio de 285 litros, una medida más que aceptable. Debajo del piso se encuentra la rueda de auxilio, que es de tipo temporal en medidas 125/80 R15.

COMPORTAMIENTO

El DS 3 llega a nuestro mercado con dos motorizaciones. La variante So Chic de entrada de gama lo hace con la naftera 1.6 VTi de 120cv asociada a una caja manual de 5 marchas, mientras que la Sport Chic tope de gama llega con la naftera 1.6 THP de 156cv y acompañada por una caja manual de 6 marchas. Ambas, con tracción delantera.

En el caso de nuestra unidad, el THP es uno de los motores más eficientes del mercado. Reacciona casi al instante de pisar el acelerador y se destaca por conservar consumos bastante contenidos, llegando a poder recorrer 6km/L en ruta y 10km/L en ciudad. Pero lo más interesante son sus prestaciones: acelera de 0 a 100km/h en 7.3 segundos y llega a los 214km/h de velocidad final.

Estos registros se tendrían que haber mejorado, ya que la marca aseguró que llegaría con la última actualización del motor que le permitiría escalar hasta los 163cv de potencia. Por cuestiones de homologación (y viendo que en Europa se acaba de presentar la variante Performance con 208cv, diferencial de deslizamiento limitado, suspensión disminuida en 15mm, trochas delanteras y traseras extendidas en 26 y 14mm, discos de freno de 323mm con calipers Brembo y detalles específicos en su interior) este cambio no tendría sentido alguno.

En lo que sí mejoró es en la seguridad, ya que se incorporó de serie para esta versión el sistema Active City Brake. Se trata de un dispositivo que permite la detección de obstáculos al frente del auto mientras se circula a bajas velocidades y detiene el vehículo por completo. Este sistema se une a la seguridad que viene con el DS 3: 6 airbags, ESP, ABS, EBD, control de tracción, ISOFIX, 5 cinturones inerciales de tres puntos y detector de presión de neumáticos.

CONCLUSIONES

Citroën Argentina comercializa el DS 3 Sport Chic a $460.000, con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. Por debajo se ubica la edición especial 1955 VTi a $400.000 (ver lanzamiento), para quedar como entrada de gama la variante So Chic VTi a $377.000.

Ante ese precio, el DS 3 es una buena opción. Compite frente al Alfa Romeo MiTo Quadrifoglio Verde que cotiza a $464.800, y a los Peugeot 208 XY y Volkswagen Scirocco, dos modelos que en breve retornarán al mercado local.

Cuando se lanzó, hace 5 años, uno de los argumentos de venta del DS 3 era la posibilidad de personalización que brindaba Citroën. Ese detalle hacía único al 3, que podía combinar el color del techo, con el de la carrocería, con el de las llantas y así generar infinitas posibilidades. Ahora, todas las posibilidades quedaron limitadas a cuatro opciones de carrocería y tres de color de techo, dependiendo de la versión elegida.

Pero no nos desviemos del punto principal: en Europa ya estrenó su segundo restyling y no faltará mucho para que llegue a la Argentina. Si comprar un modelo que sabés que va a quedar desactualizado en los próximos meses no te importa, adelante.

Te vas a llevar un gran producto.

A Favor

- Diseño
- Prestaciones
- Equipamiento
- Opciones de Gama

En Contra

- Auxilio Temporal
- Futuro Restyling
- Habitabilidad

Rating
Our Rating
Diseño
90%
Confort
55%
Habitabilidad
55%
Seguridad
90%
Comportamiento Dinámico
90%
Consumo
85%
Garantía
70%
Motor
85%
Caja
85%
Precio
70%
Bottom Line

PUNTAJE TOTAL

78%
Our Rating
You have rated this
What's your reaction?
Me Encanta
0%
Me Gusta
0%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor

Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir “mamá y papá” luego de decir “auto”. Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó.

Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último.

En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.