Tests
Now Reading
Test: Citroën C3 Aircross 1.5 Live
Contents
0

El monovolumen del doble chevrón se actualizó a principios de año, sumando nuevo diseño y diversas innovaciones mecánicas. Nos subimos a la versión más accesible para comprobar que, pese a los cambios, su esencia se mantiene intacta. Fotos por Manu Fernández.

Pero en este caso Citroën Argentina nos sorprendió entregándonos una unidad base del nuevo C3 Aircross. Cuando solicitamos las unidades para prueba rara vez pedimos versiones, justamente porque suelen ser todas “full” y las más accesibles no suelen mostrarse demasiado.

Este monovolumen que se lanzó en el mercado en 2010 y se desarrolló sobre la plataforma del C3 hatchback, adoptó un restyling a principios de año y reestructuró toda su gama: se eliminaron las versiones Picasso que tenían diseño convencional y sin detalles offroad, se modificaron los nombres de las versiones (ahora Live, Feel y Shine) y hasta se le quitó la rueda de auxilio del portón trasero. Si el cliente deseara agregarla como opcional, lo puede hacer abonando una diferencia de $3.500 sobre la versión Shine.

En el exterior el cambio más importante aparece en el frontal, adoptando ópticas más pequeñas, un nuevo paragolpes, una parrilla más ensanchada y más detalles en plástico negro, además de sumar luces diurnas LED y faros tipo lupa para todas las variantes.

En el lateral las actualizaciones llegan a las llantas (para esta versión, de chapa en 16″ con embellecedores), a la calco “Aircross” y a las molduras, que para las versiones Live y Feel son de plástico negro, mientras que para la Shine son de color gris grafito.

Ya en el sector trasero las ópticas ubicadas en posición elevada actualizaron su color y el paragolpes ahora es un poco más voluminoso. Las luces antiniebla y de marcha atrás ahora se ubican en una posición más baja, mientras que la rueda de auxilio colgada en el portón quedó reservada como un opcional, tal como comentamos arriba.

INTERIOR

Puertas adentro los cambios también llegaron, principalmente en el torpedo. Encontramos un nuevo diseño de toberas (ahora cuadradas), una consola central reformulada y la reubicación del sistema multimedia. Antes estaba en el sector superior (más a la vista para el conductor, pero también para los amigos de lo ajeno) y ahora pasó a ubicarse debajo de las toberas y cuenta con funcionalidad táctil.

Para esta variante Live la pantalla tiene menos funciones habilitadas. Si bien tiene radio AM/FM, Bluetooth (audio streaming), USB, entrada auxiliar, calculadora, calendario, 6 parlantes, sistema de sonido Arkamis y función MirrorScreen, no cuenta con navegador integrado, ni Jukebox con 16gb de almacenamiento, ni sistema de reconocimiento por voz, ni cámara de retroceso. Todas estas funciones comienzan a aparecer en las versiones siguientes.

Lo que se nota demasiado en este nuevo Aircross es su rediseño low-cost. El torpedo quedó demasiado básico, austero y hasta con terminaciones que dan miedo (basta ver el espacio “ciego” entre los botones del sistema multimedia y la pantalla). Ya no está presente el cuidado al detalle que tenía el Aircross anterior ni los agregados “de color” que se ofrecían antes, como los tres indicadores superiores para las versiones sin pantalla (brújula, inclinómetro y altímetro).

Donde antes se ubicaban los mandos del equipo de audio ahora aparece una bandeja portaobjetos que no termina sirviendo para nada: las llaves no entran, el celular tampoco, las monedas hacen ruido, los billetes se caen y los tickets del peaje se vuelan. Le podríamos dar una función útil ubicando la llave de ignición, si el C3 Aircross tuviese arranque por botón. Pero como no es así, seguiremos pensado qué poner ahí. Quizás un pendrive que no se use, no sabemos…

El instrumental es el clásico de Citroën con tres cuadrantes bien marcados. A la izquierda el tacómetro, en el centro el velocímetro y a la derecha el indicador del nivel de combustible junto a la computadora de abordo. Esta versión no tiene control de velocidad crucero ni limitador, por lo que esas funciones en el lado derecho del instrumental no están disponibles.

En cuanto a habitabilidad, cinco pasajeros van a poder viajar de forma cómoda, pero en el sector trasero tan sólo dos de ellos van a poder ser transportados con apoyacabezas tipo coma, faltante de equipamiento que se soluciona adquiriendo una variante más equipada. Eso sí, los tres ocupantes traseros contarán con cinturones de seguridad inerciales de tres puntos. Faltante sin solución: ganchos ISOFIX.

Y ese ítem de equipamiento nos abre la sección de seguridad, que en este caso se limita a lo que exige la ley: doble airbag frontal y ABS con EBD. Recién en la variante Shine se suman los airbags laterales frontales y el quinto apoyacabezas. No hay ESP de serie, ni como opcional.

La capacidad del baúl es de 403 litros (extensible hasta los 1.500 rebatiendo los asientos traseros), una medida aceptable dentro del segmento. La apertura del portón se realiza mediante el botón ubicado en el exterior del lado derecho, maniobra un tanto complicada si es que contamos con poco espacio ya que la moldura para levantarlo está también del lado derecho y el portón pesa muchísimo. Si lo tenemos que accionar de un costado, la fuerza que hay que hacer para elevarlo es demasiada. En su interior está ubicada la rueda de auxilio, que pasó a ser de una medida menos que las cuatro titulares: 15 pulgadas.

COMPORTAMIENTO

A la Argentina llega con dos motorizaciones nafteras: una 1.5 litros de 90cv y una 1.6 16v VTi de 115cv, ambas asociadas a una caja manual de 5 marchas. Nuestra versión contaba con la primera de ellas.

Este motor 1.5 funciona muy bien y está presente en los tres modelos de entrada de gama de PSA: 208, C3 y C3 Aircross. Logra ser bastante ágil en ciudad (hasta más brioso que el 1.6 VTi) pero se queda muy corto en recuperaciones en ruta.

La posición de manejo es la típica para este tipo de vehículo: muy elevada y vertical. Cuenta con la posibilidad de regular en altura tanto el asiento como la columna de dirección (que no se puede regular en profundidad). El tacto de la dirección fue mejorado, teniendo ahora una mayor asistencia gracias a la incorporación de dirección eléctrica con función Parking, que amplía la disminución de esfuerzo en maniobras de estacionamiento.

El conjunto de suspensiones también evolucionó: el C3 Aircross ahora trae una nueva definición del conjunto de suspensiones mediante la adopción de una nueva barra estabilizadora trasera y amortiguadores con Stop Hidráulico, lo que minimiza el copiado del terreno hacia el interior y elimina casi por completo el clásico golpe del tren trasero de los Peugeot/Citroën.

Pero esas innovaciones mecánicas vinieron en conjunto con innovaciones ecológicas. El C3 Aircross ahora es “más verde”, contando con 27 kilos de materiales reciclados. Estos materiales aparecen en la terminación externa del techo, en los revestimientos laterales del baúl, en contrapuertas, aislantes acústicos, en la base de los tapizados, en las terminaciones de las alfombras y hasta en los guardabarros. Desde botellas de gaseosa hasta algodón y retazos de la industria de la indumentaria. Todo sirve para logar un índice de reciclabilidad del 95%.

Y si hablamos de medio ambiente, el consumo no es tan amigo del surtidor. En ciudad se encuentra en los 10km/L, mientras que en ruta logra 13.3km/L, a un promedio de velocidad de 120km/h. El tanque de combustible es de 55 litros.

CONCLUSIONES

Citroen Argentina comercializa el C3 Aircross 1.5 Live a 277.300 pesos, con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros. El resto de las versiones están todas arriba de los 305.000 pesos, llegando hasta los 332.800 pesos para la variante Shine con la rueda de auxilio externa.

Son valores acordes, justos y hasta racionales por este modelo. La mayoría de los vehículos de este segmento (1/3 monovolumen, 1/3 crossover, 1/3 SUV) arrancan en 300.000 pesos, y si lo comparamos con el Chevrolet Spin Activ (su competencia directa) nos encontramos con que su única versión manual se ubica a 333.000 pesos.

El C3 Aircross cumple con la premisa básica de la familia tipo: tener un auto donde viajen cómodos y puedan poner todo su equipaje. ¿Perdió detalles chic, terminaciones buenas y quizás algo de “sentimiento premium” en relación al modelo anterior?

Sí. Pero ganó una gama mucho más enfocada a lo que busca el cliente, sumó mejoras mecánicas y mantuvo su esencia intacta.

What's your reaction?
Me Encanta
80%
Me Gusta
20%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor

Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir “mamá y papá” luego de decir “auto”. Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó.

Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último.

En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.