Tests
Now Reading
Review: Peugeot 301 Allure Plus Tiptronic 1.6 VTi
0

Importado de España, el Peugeot 301 es la nueva apuesta del león para pelear en un segmento muy complejo, el de los sedanes B. Reinado por brasileños y mexicanos, ¿cómo se comporta uno de los pocos del viejo continente? Lo probamos durante una semana.


La mayoría de los vehículos más accesibles del país se producen en la región. Ya sea Brasil, Argentina o México, el TOP 10 de ventas de nuestro país está acaparado por vehículos ensamblados en latinoamérica. Esto tiene una razón principal: la exención de impuestos a la importación a vehículos producidos en Brasil y México, y -obviamente- a los locales. Esto deja en desventaja a modelos importados de Europa o Asia, que deben tributar un 35% extra al pisar suelo argentino.

Esto le sucede a uno de los lanzamientos del año: el Peugeot 301. Al producirse en la planta de PSA de Vigo, España, tributa ese 35% adicional que lo posiciona en desventaja frente a la competencia del mismo segmento B. Pero ojo, su precio no desentona en absoluto frente al equipamiento de serie que ofrece.

Lo probamos durante una semana.

A PRIMERA VISTA

El diseño del 301 nos remite a sedanes más grandes de la marca, como el 508, y al SUV recientemente presentado 3008 (ver nota). En proporciones, desarrollo, equipamiento y mecánica es idéntico al Citroën C-Elyséemide 4.427mm de largo, 1.950mm de ancho, 1.466mm de alto y cuenta con una sorprendente distancia entre ejes de 2.652mm. La diferencia con el hermano del doble chevrón es la fase.

Mientras el Citroën C-Elysée se lanzó en Argentina apenas meses antes de que en Europa se renueve, el 301 lo hace con el restyling ya incorporado. Esta fase II del modelo comenzó a ensamblarse hace apenas meses, y ya está disponible en nuestro país.

Cuenta con un frontal mucho más copado que el anterior, con un diseño más filoso y agresivo y la inclusión de iluminación diurna LED a partir de las versiones intermedias. Con este rediseño también el logo frontal pasó del capot a la parrilla, integrándose al family feeling estrenado hace poco por la marca francesa.

Para esta versión, las llantas de 16 pulgadas bitono vienen de serie, como también los detalles cromados y la cámara de retroceso.

INTERIOR

En Europa el 301 se posiciona dentro de los vehículos más accesibles de la gama de Peugeot, pero no está disponible en todos los mercados. Francia y España (por citar dos países representativos para la marca) no lo tienen en su portfolio de productos, cosa que no sucede con Citroën: el C-Elysée sí forma parte de las propuestas disponibles.

Es que en el viejo continente la propuesta low-cost cierra más en Citroën que en Peugeot. Pero en ambos se siente esa concepción, sobre todo en el interior.

Las puertas están despojadas de cualquier presencia electrónica. No hay teclas ni trabas del cierre centralizado. Todo está en el torpedo, repartido entre el lateral izquierdo del puesto de conducción (donde se posiciona la apertura interna del baúl y los comandos de los espejos laterales eléctricos) y la consola central (para las teclas de los cuatro levantavidrios eléctricos, ninguno con one-touch).

Es incómodo, poco intuitivo y claramente pensado en la reducción de costos en detrimento de la ergonomía de conducción.

La misma estrategia fue utilizada al desarrollar el instrumental. Cuenta con dos indicadores analógicos de aguja (tacómetro y velocímetro) y una pantalla central digital bastante limitada que muestra el indicador de nivel de combustible, el kilometraje y las funciones del control de velocidad crucero con limitador.

Está lejos de lo que nos viene acostumbrando Peugeot: su i-Cockpit con el volante de diminutas dimensiones, el tablero por encima de este y la pantalla multimedia bien cerca del conductor.

Por lo menos para esta versión, la pantalla multimedia es de serie. Y es una de las mejores dentro de la gama: el 301 fue el encargado de estrenar la compatibilidad Android Auto dentro de la gama del león, incluso ofreciéndolo antes de que aparezca en modelos más caros, como la familia 308/408 o el 508.

Esta pantalla de 7 pulgadas además tiene conexión Bluetooth, navegador, comandos al volante y entrega una buena calidad de sonido. Lo único criticable es la posición de las conexiones USB y auxiliares, que se ubican entre los asientos delanteros y bastante alejadas de los comandos principales. Esto, sumado a la falta de lugares portaobjetos donde podamos ubicar nuestro smartphone, hace que la simplicidad de uso se vea complicada.

Debajo del sistema multimedia se ubican los comandos del aire acondicionado. No, no se confundan. Si en las fotos parece un climatizador (y en la ficha técnica lo denominan así), están equivocados. Es un aire acondicionado común y corriente que se comanda de manera digital. No permite seleccionar una temperatura específica, sino regular si queremos más frío o más calor. Simple, pero en días de grandes temperaturas no llega a refrescar tanto como debería.

Uno de los puntos más sobresalientes del 301 es su gran habitabilidad. Con los asientos delanteros desplazados en su totalidad hacia atrás, los pasajeros de la segunda fila tendrán espacio de sobra para poder estirar sus piernas. También viajarán seguros, con ganchos ISOFIX para la sujeción de sillas infantiles, tres apoyacabezas y tres cinturones inerciales de tres puntos.

Es que, al venir importado de Europa, la seguridad es uno de los aspectos más completos. Todas las versiones cuentan con control de estabilidad de serie, sumado a los cuatro airbags y al ABS con AFU. Sin dudas, este equipamiento es para imitar, ya que es el único sedán de segmento B que al momento ofrece ESP y cuatro airbags de serie en todas las variantes.

Es algo que no ofrece ni siquiera su gemelo, el C-Elysée. La versión de entrada de gama (Live) no cuenta con ESP ni con airbags laterales, ni tampoco incluye los ganchos ISOFIX.

Punto a favor también para la capacidad del baúl, enmarcada en 506 litros. No es el más grande, pero cumple con creces su cometido: ser uno de los vehículos ideales para el transporte de pasajeros o para la familia.

COMPORTAMIENTO

La variante que probamos durante una semana fue la equipada con el motor naftero 1.6 VTi 16v de 115cv, asociado a una caja automática de 6 marchas con tracción delantera.

El impulsor es el clásico 1.6 que viene de añares, presente en casi toda la gama baja del león. Es correcto, cumple su función y no sorprende por tener prestaciones descabelladas. En el 301 acelera de 0 a 100km/h en unos modestos 12,8 segundos y llega a una velocidad máxima de 175km/h.

Estos datos corresponden a esta versión automática, cuya caja fue desarrollada por la empresa japonesa Aisin y es la misma que equipa el Fiat 500, como también la que está presente en el Jeep Renegade ATX (ver review). Al tener una marcha más que la manual, permite al motor 1.6 viajar levemente más relajado a altas velocidades, mejorando los consumos, que no logran agradar del todo: el promedio nos arrojó 10,2km/L en uso mixto.

La caja pasa los cambios correctamente, sin sobresaltos ni patinajes que le quiten reacción al auto. Lo que no nos terminó de convencer es el retraso en pasar las marchas; lo que debería suceder a las 2.000RPM pasa recién a las 2.500RPM y nos hace permanecer en una marcha cuando tranquilamente podría pasar a la siguiente y relajar el motor. El modo manual tampoco nos habilita a pasar a la marcha siguiente por debajo de esas revoluciones.

Punto a favor para la insonorización, sobre todo la relación motor-habitáculo. Recién cuando exigimos por demás al motor, el mismo invade el interior, pero en un uso normal no aparece. Lo que sí aparece es una suspensión algo arisca, tanto en el tren delantero (bastante barullero) como en el tren trasero (con el clásico golpe en seco de esta plataforma).

CONCLUSIONES

Peugeot Argentina comercializa el 301 Allure Plus Tiptronic 1.6 VTi a $397.000, con una garantía acotada de 2 años o 100.000 kilómetros. Por debajo se ubican las variantes manuales con el mismo motor y la 1.6 HDI turbo diesel, que es una de las más interesantes de la oferta y que ingresará a nuestro garage en breve.

Lo más interesante a la hora de analizar esta versión del 301 es su posicionamiento. El Chevrolet Cobalt, el modelo brasileño que más de cerca le compite al 301, cotiza a $358.000 en su versión automática, apenas $40.000 por debajo del Peugeot, con dos airbags menos y sin ESP.

¿Y por qué “apenas”? Porque recordemos que el Cobalt no tributa impuestos a la importación, teniendo un costo de producción un 35% más barato. Con esa diferencia levemente superior al 10%, ¿dónde quedó el impuesto?

Bueno, es un costo que sin dudas PSA lo absorbe para poder ofrecer un producto bien competitivo dentro del segmento donde lo ubican, tanto al modelo de Peugeot como al C-Elysée de Citroën.

Y claro que, sin dudas, es una de las mejores ofertas.


GALERÍA

What's your reaction?
Me Encanta
0%
Me Gusta
100%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor
Fede Peralta Pahor

Fanático de los autos desde uso de razón, aprendí a decir “mamá y papá” luego de decir “auto”. Gracias que sé que en un partido de fútbol hay 22 jugadores en la cancha. Seguro alguien me lo comentó.

Partícipe en la industria hotelera, relacionista público y periodista desde los 17 años, participé como administrador y organizador de los Clubes de Autos más importantes del país. Todos fundidos, del primero al último.

En 2010 nació Automoov, mi cable a tierra en Argentina que logró sumar adeptos en muy poco tiempo y hoy se consagró como uno de los tres principales medios de noticias sobre autos.

You must log in to post a comment