La marca del rombo exhibió en el Salón de La India dos concepts desarrollados a partir del Kwid. El Racer, con una estética casi de carrera, y el Climber, que anticipa una versión aventurera. Su producción todavía no fue confirmada.

El Salón de Nueva Delhi (y algunas novedades del mercado indio) van cobrando cada vez mayor relevancia en la región. Hace un tiempo te presentabamos al Kwid (ver nota), el nuevo low cost de Renault que se posicionará como el modelo de entrada de gama de la marca y que en el Mercosur reemplazará al vetusto Clio Mio. Será fabricado en Brasil, donde ya se vieron rodar algunas unidades de prueba (ver nota). Pero ahora la novedad con este pequeño hatchback es la presentación de dos prototipos que adelantan posibles variantes del Kwid: una opción con -al menos- look deportivo y una versión aventurera.

Así como en el Sandero, el Climber utiliza el mismo color Flame Orange y suma -a la ya de por sí apariencia pseudo crossover que tiene el original- varios accesorios en color negro (paragolpes con defensas, pasarruedas, baguetas y barras de techo) que le dan ese toque off road que tanto éxito tiene por estos lares (y también en La India). Además, posee un mayor despeje al suelo y llantas específicas, que lo hacen ver como un mini Stepway.

En su interior cuenta con detalles distintivos como tapizado bi color con apliques naranjas y una suerte de agarradera en lugar del airbag del acompañante, elementos típicos de un prototipo pero que no está muy lejos de llegar a la producción.

En cambio, el Racer ofrece una estética deportiva con llantas de 18 pulgadas, alerón, salidas de escape centrales, difusor, una gran toma de aire en el paragolpes delantero, spoilers y guardabarros en fibra de carbono, tablero en alcántara, cinturones de competición junto con la jaula antivuelco y su color azul con detalles en rojo, hacen que, como su nombre lo indica, se asemeje a un auto de carreras.

La parte mecánica no fue especificada, sólo se conoce que la motorización “normal” es de tres cilindros y 1.0 litros, asociada a una caja de 5 marchas. Sin dudas esta apariencia mucho más agresiva, le sienta muy bien al benjamín de la marca del rombo y saca a relucir un carácter del que las versiones convencionales carecen… ¿Será un futuro Kwid R.S.? No estaría nada mal…

Por lo pronto son sólo dos conceptos, pero si la idea gusta en el público, ya sabemos que no tardarán en llegar a las calles.