El modelo procedente de México sumó una variante automática a la gama local. Entramos en contacto con esta versión durante unos días, para sumarla a nuestro fogón viral de pruebas de autos y contarte las 10 impresiones más importantes.

contacto-nissan-march-at-12

Somos fanáticos de las renovaciones en la gama baja de las automotrices. ¿Por qué? Porque siempre es bueno que la oferta más económica se renueve, genere vehículos más atractivos para los que recién acceden a su 0km y también se fomenta la competencia entre empresas.

En Argentina el segmento de los subcompactos está en plena renovación. El Volkswagen Gol sumó un restyling (ver nota), el Fiat Mobi llegó como un referente en precio (ver nota y test), el Toyota Etios se actualizó mejorando todo lo que podía mejorar (ver nota) y el Nissan March incorporó una variante automática, tal como su hermano de la otra marca nipona (ver nota).

En este fogón viral de pruebas de autos, te contamos nuestras 10 impresiones acerca del Nissan March AT.

1. IGUAL Y DIFERENTE

La variante automática es exactamente igual que la manual. Lo único que cambia es la caja: pasa de equipar una selectora manual de 5 marchas a contar con una automática de 4. Esto se combina con el mismo motor: el fiel, económico y potente naftero 1.6 16v de 107cv con tracción delantera. En términos estéticos y de equipamiento, es igual.

2. APLAUSOS

El motor del March es elogiable. Lo encontramos muy ágil en la ciudad, con unas excelentes recuperaciones en ruta y una insonorización correcta para el segmento en que se ubica. El consumo ronda los 12km/l en uso mixto. En cuanto a mantenimiento, junto con el Etios, es equipado con cadena de distribución en vez de correa, algo que mejora la reparabilidad ya que no necesita recambio cada 50.000 kilómetros.