Llegamos. Logramos el objetivo de nuestro operativo: llegar a la última estación del cablecarril La Mejicana, a 4600 metros sobre el nivel del mar. Un viaje hermoso, del cual podríamos no haber vuelto jamás.