Una de las novedades más interesantes del Salón de Ginebra 2016 es la develación del nuevo SUV compacto de Audi: el Q2. Se despega del diseño convencional de toda la gama de los anillos para intentar llegar a otro público.

Hacía mucho tiempo que veníamos esperando el Audi Q2. Luego de varios renders, proyecciones y versiones encontradas (además de años de desarrollo), el crossover más compacto, accesible y urbano de la marca de los anillos vio la luz en el Salón de Ginebra 2016.

Si bien en un tiempo fue anunciado como Q1, se presentó oficialmente como Q2 y se ubicará en la gama más baja de los SUV de Audi. Si lo queremos comparar con el SUV más accesible hasta el momento, el Q2 mide 4,19 metros de largo, lo que lo hace 19 centímetros más corto que un Q3. Si miramos al best seller de la marca, es 12 centímetros más corto que un A3. Estas comparaciones nos permiten ubicarlo en un lugar claro: apunta a estar un escalón más abajo que el BMW X1 y el Mercedes-Benz GLA.

Pero lo que más llama la atención de este nuevo SUV es su diseño mucho más apuntado hacia mercados emergentes, como latinoamérica, India o China, y no tanto al público europeo. Se destacan sus líneas más cuadradas y no tan conservadoras, con trazos verticales más modernos y con un diseño más brasileño. Su inmenso pilar C puede variar de color en relación a la variante elegida, pudiendo ser color carrocería, gris grafito o negro.

Por dentro encontramos las últimas innovaciones de Audi, como el instrumental completamente digital que se ha estrenado en el TT y en el Q7 y la pantalla desplegable en la consola central. Los comandos del climatizador continúan la línea minimalista, junto con la eliminación de muchos botones de la consola central. Dentro de la conectividad contará con la función Head-up display, integración con teléfonos móviles y hotspot WiFi.

En cuanto a seguridad el Q2 saldrá a la venta con un arsenal de tecnologías. Contará con sistema de frenado de emergencia en la ciudad, reconocimiento de señales, detección de ángulo muerto, aviso de cambio involuntario de carril a partir de 60km/h, asistente de estacionamiento, control de crucero adaptativo con función Stop & Go y asistente de conducción en embotellamientos. Todas estas ayudas  “representan anticipos de la conducción pilotada”, según la marca. 

En el viejo continente se lanzará en el otoño de este año, con varios motores TDI y TFSI con potencias entre 116 y 190cv con posibilidad de asociarlos a una caja automática S-tronic de 7 marchas y tracción en las cuatro ruedas.