Fiat Chrysler Automobiles presentó en Brasil su alternativa global para los SUV de segmento C: el Jeep Compass 2017. Utiliza la plataforma de los Jeep Renegade y Fiat Toro, sumando más confort y tecnología. Detalles de su llegada a la Argentina.

jeep-compass-2017-18

En una presentación realizada en Brasil, el Jeep Compass 2017 fue develado mundialmente. El SUV de segmento C del grupo Fiat Chrysler Automobiles se desarrolló íntegramente en el país vecino con un objetivo claro: reemplazar con un mismo vehículo a los avejentados Patriot y Compass, a través de un mini Grand Cherokee.

Y para lograrlo no tuvieron mejor idea que utilizar la misma plataforma del Jeep Renegade y de la Fiat Toro, adoptando también su equipamiento y mecánicas pero sumando más espacio y sofisticación, buscando ser un modelo completamente global para comercializarse en más de 100 países.

En diseño la inspiración del Grand Cherokee es clara. La clásica parrilla de 7 líneas verticales junto a las ópticas horizontales (con iluminación LED y faros tipo lupa) hacen al nuevo Compass parecerse muchísimo a su hermano mayor, sin tomar inspiración alguna del Cherokee norteamericano (que no nos gusta nada –ver nota-). Desde el pilar A y hasta el pilar C atraviesa un listón cromado, que finaliza en un grueso (y bastante personal) corte de ventanillas.

En el interior los items de equipamiento compartidos con la familia Renegade/Toro son varios (volante, tablero, contrapuertas, selectora, etc.), pero eso no quita que no pueda incluir el sistema multimedia Uconnect con pantalla táctil de 8.4″ con navegador, control de climatización y comandos por voz presente ya en el Chrysler 300 y Grand Cherokee, además de poder ser equipado con un equipo de audio premium Beats, de 506 Watts de potencia, con 9 parlantes y subwoofer. Además, el equipamiento de seguridad será su destaque: incluirá control de velocidad crucero adaptable (ACC), monitoreo de cambios de carril (LDW) y aviso de prevención de colisión frontal (FCWp), entre otros.

Las mecánicas serán sólo dos: un naftero 2.0 Tigershark flex de hasta 166cv de potencia, sólo con tracción delantera y caja automática de 6 marchas (con levas al volante a partir de la opción Longitude) y el Turbo Diesel 2.0 Multijet de 170cv, asociado a una caja automática de 9 marchas con levas y tracción 4×4 Jeep Active Drive Low con el sistema Selec-Terrain (con modos Nieve, Arena, Barro y Piedra).

La variante más equipada será la Trailhawk, desarrollada específicamente para el maltrato offroad. Cuenta con una suspensión 2cms más alta, neumáticos especiales de uso mixto, placas extras de protección de carrocería y adhesivo negro en el centro del capot, detalles que le valieron el sello Trail Rated 4×4, superando los criterios Jeep en cuanto a articulación, distancia al suelo, maniobrabilidad, vadeo de agua (hasta 48 cm) y tracción.

Si bien su presentación en Brasil fue esta semana, el Compass se lanzará en el mercado vecino el 5 de noviembre, en versiones Sport, Longitude y Limited (con 2.0 Tigershark) y Longitude y Trailhawk (con 2.0 Multijet). A la Argentina recién llegaría a mediados del 2017.