A partir del primer trimestre del año que viene, los porteños tendrán que aggiornarse a los tiempos que corren y dejar de tener ciertos privilegios: la Verificación Técnica Vehicular será obligatoria para los vehículos radicados en la Ciudad de Buenos Aires.

Aquellos que posean automóviles de más de tres años de antigüedad o que hayan superado los 60.000 kilómetros y tengan su vehículo (o moto) radicado en Capital Federal, ahora deberán realizar la VTV correspondiente.

Hasta ahora no era un requisito obligatorio. Si bien la Ley Nacional de Tránsito obliga a que todos los vehículos cuenten con este chequeo, la Ciudad de Buenos Aires generó una resolución que amparaba a los registrados en dicha jurisdicción al no poseer plantas verificadoras que puedan realizar la correcta evaluación.

Esa etapa fue superada, adjudicando un total de 10 plantas verificadoras correspondientes a cinco empresas diferentes. Aunque no se sabe aún cuál será el costo para obtener la oblea que autoriza la circulación, en la provincia de Buenos Aires un auto paga hoy $381,45, mientras que una moto abona $114,44. La estimación oficial sostiene que esta medida afectaría a un millón de autos y unas 100.000 motos.