Gracias a la inversión que está impulsando Nissan, junto a Renault y el grupo Daimler, y a la ampliación que Toyota está realizando en su planta de Zárate, para 2018 el 50% de los vehículos producidos en el país serán pick-ups.

Experto Amarok

No hay dudas. El segmento de las pick-ups (ya sea compactas o medianas) es, junto con el apartado SUV, el que más crece en la región. No tendremos que irnos demasiado hacia atrás para recordar la nueva generación de la Hilux (ver nota), o el lanzamiento de la Frontier (ver nota), o la renovación de la S10 (ver nota), o la presentación de la innovadora Toro (ver nota).

Todas ellas se están ganado su espacio dentro del mercado. Y pareciera que a futuro todavía habrá más lugares por rellenar.

En un completo informe que escribió Luis Ceriotto para el diario Clarín, el crecimiento del segmento de los vehículos de trabajo queda más que claro: una de cada dos unidades que producirán las automotrices de la Argentina a partir de 2018 serán pick-ups.

Este incremento se dará gracias a que este tipo de vehículos tendrá una participación mayor en el mercado productivo, con un piso de un 45 o 50% como mínimo, debido a la incorporación de la Nissan Frontier, la Renault Alaskan y la futura pick-ups Mercedes-Benz a la fabrica de Santa Isabel (ver nota), al restyling de la VW Amarok junto a su motorización V6 (ver nota) y al aumento del ritmo productivo de Toyota Argentina en Zárate.

A continuación, el texto original.


En dos años, la mitad de la producción automotriz serán pick ups

Por Luis Ceriotto (Clarín) – Una de cada dos unidades que producirán las automotrices de la Argentina a partir de 2018 serán pick ups. Excepto que ocurra un inesperado -y bienvenido- repunte en la producción de autos, de acá a un año y medio aproximadamente la participación de las camionetas en la fabricación local de vehículos pasará a tener un piso de entre 45% y 50%.

Para entonces, en las terminales se ilusionan con haber recuperado niveles de producción de entre 600.000 y 650.000 unidades al año. Además, durante 2018 está previsto que entre en producción la nueva pick up Nissan Frontier hecha en Córdoba, en el predio que Renault tiene en Santa Isabel.

En una primera etapa, la producción de Nissan sería a un ritmo de 35.000 unidades al año, hasta que también comiencen a ser producidas en esa misma línea de montaje las pick ups Renault Alaskan (aún sin fecha, pero con lanzamiento posterior a la Frontier) y la nueva pick up de Mercedes-Benz, en fase de desarrollo.

El Renault Alaskan, parte del acuerdo con Nissan y Mercedes-Benz.

A esas 35.000 Nissan se les sumarían las 140.000 que para entonces tiene previsto estar fabricando Toyota de Argentina. La automotriz japonesa inauguró este año la ampliación de su planta de Zárate, que pasó de una capacidad instalada de 90.000 pick ups a 140.000.

Las otras dos pick ups nacionales son las Ford Ranger y la Volkswagen Amarok. Según estimaciones del consultor Dante Sica, de Abeceb, entre esos dos modelos podrían sumar un ritmo de 90.000 unidades anuales, o aún más, para 2018. De esa forma, se estarían produciendo como mínimo 265.000 pick ups, sin contar otros vehículos de chasis fijo como la minivan Vito de Mercedes-Benz y los camiones de Iveco.

Un signo de interrogación aparte es PSA Peugeot Citroën. La automotriz francesa ya anunció que en los próximos cinco años lanzará 16 nuevos modelos en la región. Previsiblemente, tanto la planta de El Palomar como la que está ubicada en las afueras de Río de Janeiro están embarcadas en una sorda disputa por captar esas nuevas inversiones. Y uno de los modelos que se están disputando es, precisamente, una nueva pick up.

Ahora, ¿cuántos vehículos estarán produciendo las 12 terminales argentinas para 2018? Salvo un salto productivo inesperado (o una nueva -e indeseada- caída), rondarían las 650.000 unidades. “En principio, para el año próximo estimamos un crecimiento de la industria del 9%, gracias a la tenue recuperación que se está observando en la demanda de las terminales de Brasil”, dijo Sica. Traducido en números, equivaldría a una producción cercana a las 550.000 unidades. Y para 2018, con Brasil demandando más autos argentinos, se crecería otro 10%.

“El año próximo va a ser muy desparejo”, dijo Sica.”Algunas fábricas acusarán el incremento de producción, pero las que están radicadas en Córdoba quedarán postergadas: Fiat no está pudiendo exportar su modelo Nuevo Palio a Brasil y debe esperar al menos 18 meses para que comience la producción de su nuevo modelo mediano. Renault también verá afectadas sus ventas al país vecino, ya que el Clio se dejará de fabricar y era el que más exportaba”.

Hacia 2018, en cambio, no sólo hay expectativas de que la demanda de autos desde Brasil se haya recuperado hacia niveles cercanos a los tres millones de vehículos (hoy la venta está estancada en dos millones) sino que además habrá nuevos modelos para competir en el mercado vecino: el nuevo mediano de Fiat, que se suma al Nuevo Cruze, además de las tres pick ups (Toyota, Ford y VW). A ese lote se sumará la Nissan Frontier. Y no hay que descartar un nuevo modelo de PSA, sea Peugeot o Citroën.