Now Reading
Impuesto al lujo: igualdad, equidad y “subir para arriba”

Jeep_Wrangler_09-09-2013__4739.JPG

Este impuestazo apunta a la equidad, en donde los que más tienen más deberían aportar por su condición de “tener más”. Aunque al ser un impuesto desigual aleja a muchos de poder acceder al auto que pretendían debido al aumento que sufrirá en su precio. Pensemos que los que pueden comprar un auto de alta gama no siempre lo hacen con el aguinaldo.

La realidad es que muchos llegan con un margen no tan amplio a comprar su auto de “alta gama”. Muchas veces son personas las que acceden a un auto de, por ejemplo, $250.000 porque simplemente pueden y quieren, mientras otros han tenido distintos autos durante su vida y han ido escalando y ahora pretenden darse un gustito de comprar un auto con todos los chiches.

Pero ahora su compra se ve sepultada por un sobreprecio impuesto de manera forzosa y arbitraria. La realidad es que según ACARA actualmente son 148 autos los afectados por esta medida. Esos autos, en sus 370 versiones, pasarán a costar casi el doble. Y no todo el mundo cuenta con “plus” de más de $100.000 para seguir eligiendo un mismo auto.

Y todo es aún peor. Tomando una inflación anual cercana del 20% el valor de precio de fábrica de $170.000 debería actualizarse año tras año para que no pase lo mismo que sucedió con el impuesto a las ganancias en su momento. Además, si ese valor no se actualiza, según ACARA, para 2014 sería un total de 148 modelos y 534 versiones de autos afectados. Entre ellos para el año que viene estarían: Citroën C4 Lounge, Ford Focus III, Peugeot 308 y 408, Renault Fluence y Toyota SW4, todos de producción nacional.

Por otro lado este impuesto puede propiciar que se suba para arriba. Es decir, más allá de la propia intención de desincentivar la compra de estos vehículos, se podrá incentivar el aumento de autos de menor precio como para que no se produzca un salto tan grande entre los de gama intermedia y gama alta. Además que también podrían subir de precio los autos usados. Esto generaría que tanto los vehículos “de lujo” y los “no tan de lujo” aumenten su valor.

IMG_1098.JPG

Info Sobre Ruedas estuvo cubriendo el almuerzo de fin de año del grupo Fiat-Chrysler. Allí nos encontramos con las palabras de alguien que sabe del tema y es Cristiano Rattazzi (Presidente de Fiat Argentina), quien aseguró en su discurso que “un auto de 230.000 pesos pasará a costar 430.000 pesos”. Además dejó en claro su desconcierto: “Cada uno compra el auto que quiere con lo que gana. Con esta política terminamos con impuestos distorsivos. Nadie le da idea al incentivo real de la producción. Siempre se aumentan los impuestos como principal medida recaudatoria”.

En este derrotero por intentar frenar la fuga de divisas, el Gobierno toma esta medida que resulta similar a la del arancel del 20% a las compras con tarjeta de crédito en el exterior. Es decir, se trata de un desdoblamiento del dólar en donde en cierto rango de precios se emparejan más con el dólar blue. Una devaluación encubierta.

Esta medida, que podrá ser ley a partir del martes próximo, es del tipo que generan incertidumbre en el país, desinversiones e incluso desempleo. Hoy en día hay barcos que están encaminados hacia nuestro país con vehículos que no tienen precios confirmados. Y todavía peor es que, si todo se aprueba, ya habría por lo menos dos lanzamientos suspendidos para el año que viene.

About The Author
Ignacio Manchado