Now Reading
Guía Nacional del Tester Argentino: “Las Producciones”
Contents
0

Peugeot_208_XY_GTI_12-03-2014__6969.JPG

Cualquiera puede manejar un auto. No todos lo pueden realizar de la forma correcta. Y muy pocos tienen la posibilidad de estar en diferentes autos casi todas las semanas. En esta cuarta entrega de la Guía Nacional del Tester Argentino, los problemas al realizar las producciones fotográficas.

Para poder comunicar las experiencias vividas dentro de un auto no alcanzan las palabras. Tenemos que poder ilustrar todo de forma clara, con imágenes que respalden lo que estamos contando. Es la forma práctica de entender la teoría. Si uno escribe que “el tablero no se ve con luz diurna” no es lo mismo a poner una imagen con el tablero de día.

Pero para poder lograr ejemplificar todo lo que hablamos, las producciones tienen días de planificación y dos formas clásicas de hacer las cosas: a las apuradas o bien. Como el segundo muy pocos lo logran (entre los que no estamos), siempre terminamos corriendo contra diferentes factores que se alínean para hacernos la vida imposible.

  • #1: Lluvia

El enemigo más visceral de las producciones es el agua. Cuando uno ya había organizado un comparativo entre dos autos que nunca más iba a tener, se había reservado el circuito más importante del país para realizar la producción y se contrataron 150.000 camarógrafos para capturar los mejores momentos… llueve y todo se va con el agua.

Aunque hay veces que ayuda: camionetas. Meter las chatas 4×4 en el barro es el momento más satisfactorio que uno puede tener en la corta semana de pruebas. Es algo similar a ganarle la primicia del año al medio más conocido y publicarlo antes que ellos. Si bien la lluvia ayuda a la espectacularidad de las fotos y videos, es importante que haya llovido de dos a tres días previos a la producción, ya que el barro se conserva de forma húmeda pero también se puede ver por donde se circula.

  • #2: Lugares

Este es uno de los puntos que más nos carcome la cabeza. Los lectores creen que ya tenemos los lugares preestablecidos y fijos para todas las producciones, pero no es así. En Info Sobre Ruedas los autos van al autódromo, las SUV a una cantera abandonada y las pick-ups a un galpón con cintas, pero las variantes pueden ser tan amplias que a veces ningun lugar es acertado. Ejemplo: dentro de unas semanas testearemos la Mercedes-Benz ML. Podemos llevarla a la cantera, pero su despeje y neumáticos nos van a jugar una mala pasada; podremos llevarla al autódromo, pero claramente no se sentirá en su hábitat natural; y podremos cargarla en el galpón, pero la devolveríamos en partes a la gente de Mercedes.

Es por eso que hay veces que se recurren a los lugares de cabecera; esos espacios donde uno va a las 6 de la mañana de un miércoles y no pasan ni las nubes: Vicente López, Núñez, Ezeiza, etc. Suelen ser lugares modernos, con grandes espacios asfaltados y con mucha vegetación viva, ideales para que las fotos queden miamezcas.

  • #3: Luz/Sombras

Factor importantísimo para que las fotos salgan bien. Es importante destacar varios puntos interesantes en este ámbito:

  1. Cualquier árbol no da sombra homogénea. Siempre te va a quedar un efecto salpicré en el torpedo.
  2. Si hay poca luz, usá un trípode. El mano-steady-cam sólo sirve con luz óptima y una cámara de más de 5.000 dólares. 
  3. El sol de lleno, quema. No a vos, ni a la pintura del auto de 180.000 dólares que estás probando, sino a la foto. No se va a entender qué corno quisiste mostrar, con las ópticas oscuras, los detalles sombreados muy negros y la chapa muy clara. Desistí de sacar fotos con mucho sol.
  4. Nunca intentes sacar una buena foto del baúl. Siempre, pero siempre, te va a salir muy clara la chapa y muy oscuro el interior. Para que salgan bien recomendamos utilizar proyectores de cancha de fúlbo’
  5. Nadie, jamás, te va a creer que esa foto del tablero a 120km/h te la sacó tu acompañante. Nadie, jamás, aclara que quizás la pudiste haber sacado en el autódromo mientras hacían las fotos.
  • #4: Los Olvidos

Como pretendemos ser seres profesionales (todavía sin éxito), las producciones nos requieren muchas cosas para poder realizarlas de forma correcta. Cámaras, trípodes, sopapas para los vidrios, conos, estabilizadores, soportes, memorias, baterías, fundas, imanes, micrófonos, ibuprofenos, tafiroles, etc.

El problema se origina cuando nuestro cerebrito nos juega una mala pasada y nos olvidamos una de esas cosas. ¿Te olvidaste el estabilizador de imágenes? Listo, decile chau a las tomas dinámicas. En ese momento te agarra un ataque de ira que tenés ganas de llamar al gerente de comunicaciones que te prestó el auto para culparlo por todas las desgracias de tu familia desde 1796 hasta la fecha, pero recapacitás y te das cuenta de que apenas estás a 3 horas de la oficina y podrías pasar a buscarlo tranquilamente.

  • #5: El Cansancio

Es EL auto que esperabas probar. Hiciste toda la producción. Te fumaste todas las grabaciones de video. Te bancaste tus propios errores mientras hablabas al micrófono. Pero te olvidaste de sacarte LA foto con EL auto y ya estás cansado.

Merde. La foto más mala onda de la historia, por no haberla sacado al principio.

Ahí te tomás el Tafirol, te tirás abajo del árbol, le arruinás el paisaje al fotógrafo, te ponés en el lugar más cómodo y esperás a que llueva.

Y te das cuenta que todavía ni empezaste el test.

Pero claro, esa será otra entrega de la Guía Nacional del Tester Argentino.

What's your reaction?
Me Encanta
0%
Me Gusta
0%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor