Now Reading
Efecto crisis: autos varados, empleados suspendidos y plantas cerradas
Contents
0

1351659079041-X10CO-FT004BR.jpg?v=1351659092643

El título parece catastrófico, pero no está lejos de la realidad. Por la fuerte caída en las ventas de vehículos, varias empresas se vieron obligadas a suspender empleados en los últimos días. Además, autos varados en Aduana y depósitos y plantas que cierran por tiempo indeterminado. Informe completo.

El 2013 fue un año excelente para la industria automotriz. Con una cifra récord de casi 1.000.000 de vehículos comercializados todo parecía por buen camino. Pero el 2014 llegó y con el nuevo año se profundizó una crisis de la que se hablaba cual secreto a voces.

La primer medida que afectó al sector se originó en el 2012, con la dificultad de las empresas a exportar la misma cantidad de dólares que importaban (compensación de importaciones). Así se equilibraría la balanza comercial y la fuga de divisas no se vería afectada. Las importadoras y marcas premium fueron las más complicadas; yendo a un ejemplo en concreto, marcas como BMW tuvieron 6 meses las ventas paralizadas al no poder importar sin exportar nada.

Luego de ello la situación se calmó, hasta a fines del 2013 cuando el Gobierno decidió elevar al Congreso un proyecto de ley para incrementar los impuestos a los vehículos de alta gama. Alta gama en teoría, media gama en la práctica, ya que modelos como el Citroën C4 Lounge o el Ford Focus quedaron al borde del impuesto, que incrementa sus valores entre un 30% y un 90%, dependiendo del valor de fábrica. Así, las marcas tuvieron su primer problema: la baja en las ventas de este tipo de vehículos, sobre todo de los más caros (Ford dejará de ofrecer el Focus Titanium en breve).

Esa baja en las ventas se vió potenciada exponencialmente al decidirse la devaluación del peso, quedando cotizado el dólar a 8 pesos promedio. De esta manera los precios de todos los vehículos aumentaron, hoy quedando muy pocos autos por debajo de la franja de los 100.000 pesos. 

Este cocktail de medidas contrarias al régimen automotriz actual afectaron puntualmente a la industria, sobre todo a concesionarios, que sufieron bajas en las ventas de hasta un 35% en marzo. Las marcas premium son las que peor la están pasando, con mermas en las ventas de hasta un 85%. Sí. Están comercializando un 15% de lo que comercializaban el año pasado.

Ahora llega la segunda etapa de este gran problema: la producción. Con una caída del 25% en el último mes, las plantas industriales instaladas en la Argentina reciben el embate de la crisis, mientras que los empleados son los que la sufren. Así es como Renault e Iveco anunciaron suspensiones de más de 1.000 empleados, mientras que Volkswagen tiene varadas 15.000 unidades en el Centro Industrial Pacheco y evalúa suspender 720 operarios ya que “le sobran”

También tenemos que pensar en otro tema. Cuando uno desea adquirir un vehículo de los más accesibles del mercado, la demora que le atribuye el concesionario a la empresa es de 4 a 6 meses de espera. ¿Cómo se justifica esto con vehículos varados sin poder ser vendidos? Hoy la compra de un Toyota Etios, un Nissan March o un Ford Fiesta KD supone una demora de entrega entre esos plazos.

Pero si hablamos del Gobierno tampoco tenemos mucho para decir. En declaraciones dadas hoy por Jorge Capitanich, el Jefe de Gabinete comentó que “la caída en la industria se debe a una baja en la demanda de Brasil, principal comprador de los vehículos producidos en nuestro país”, y aclaró que los nuevos impuestos a los vehículos de media y alta gama afectan “sólo al 4,1% de la producción local”, sin tomar en cuenta que la mayoría de los vehículos alcanzados por el gravamén son importados.

Lamentablemente, el 2014 es un año complicado para la industria. Se habla de cifras menores a los 600.000 autos comercializados en la Argentina, un promedio 35% menor que en el 2013. 

fabrica-santa-isabel-renault.jpg?v=1392033644195

Ya es la segunda vez que Renault Argentina suspende trabajadores en este año.

What's your reaction?
Me Encanta
0%
Me Gusta
0%
Bueh...
0%
Cualquiera
0%
Chocalo, ¡por favor!
0%
About The Author
Fede Peralta Pahor