Después de 68 años, el Land Rover Defender dijo adiós

El mítico todo terreno de la marca inglesa llegó a su fin. La planta de Solihull en Reino Unido ensambló el último Defender 90 Heritage y así se despidió del mundo entero. Su línea de montaje se conservará para restaurar unidades particulares.

El mítico todo terreno de la marca inglesa llegó a su fin. La planta de Solihull en Reino Unido ensambló el último Defender 90 Heritage y así se despidió del mundo entero. Su línea de montaje se conservará para restaurar unidades particulares.

La fábrica de Solihull (Reino Unido) de Jaguar-Land Rover fue el escenario donde más de 700 empleados y exempleados se reunieron para despedir a uno de los vehículos más longevos del mundo: el Land Rover Defender.

Para conmemorar esos casi 70 años de servicio, los invitados presenciaron el montaje de la última unidad, un Defender 90 Heritage Soft Top de carrocería corta, estilo retro y techo de lona. Esta unidad es la número 2.016.933 y se destinará al museo de Jaguar Land Rover.

El cese de producción del Defender tuvo una clara responsable: la seguridad. Al tener tantos años a cuestas, la implementación de los dispositivos de seguridad que se exigen actualmente era prácticamente imposible, además de ser un vehículo muy caro de producir por contar con muchísimas piezas de aluminio y requerir más de 56 horas de mano de obra por unidad.

Pero ojo, la historia del Defender no terminará acá. Su línea de producción no desaparecerá, sino que se mantendrá para restaurar Defender (antes llamados Land Rover Series) de cualquier parte del mundo. A cargo de ello quedarán 12 empleados especialmente seleccionados que acumulan más de 14 años de experiencia, en promedio.