Contacto: Peugeot 2008

Peugeot Argentina presentó en Neuquén su nuevo crossover para el mercado local. Lo manejamos casi 300 kilómetros y te contamos las primeras impresiones.

Peugeot Argentina presentó en Neuquén su nuevo crossover para el mercado local. Lo manejamos casi 300 kilómetros y te contamos las primeras impresiones.

El mercado de los SUV light es impresionante. Cada vez hay más vehículos que pertenecen a este segmento y cada vez se va diversificando más.

A modo de ejemplo, dentro de los vehículos que en el inconsciente colectivo de la gente “común” están catalogados como “camionetitas” está este Peugeot 2008, como también un Jeep Renegade, un Honda HR-V, una Ford EcoSport, una Renault Duster y hasta un Volkswagen CrossFox o una Chevrolet Spin Activ. Todo lo que tenga estética offroad, una altura un poco más alta de lo normal y -quizás- una rueda colgando del portón trasero, es camioneta.

Y ahí se clasifica el 2008 (como el HR-V), por más que la marca insista en denominarlo como SUV. Es más bajo que la competencia, no tiene un diseño tan offroad como el resto y no dispone de doble tracción.

El 2008 que llega a nuestro país lo hace importado de Brasil y adoptando la plataforma del 208 mercosur. Del hatchback hereda la motorización 1.6 de 115cv, los ejes delanteros y traseros, la caja, el conjunto de suspensión y hasta el interior.

Pero si bien el modelo es muy similar al comercializado en Europa hasta ahora, cuenta con adaptaciones especiales para las circunstancias locales: se elevó en 15mm la suspensión, se le mejoró el ángulo de ataque y salida, se mejoraron los sistemas de refrigeración del motor y climatización del interior y se reforzaron los burletes y aberturas para impedir el ingreso de polvo al interior.

En este ámbito, no presenta grandes diferencias en relación al 208. Mantiene la correcta calidad de materiales (que no sorprende ni asombra) y una terminación bastante aceptable. Nos hubiese gustado encontrar alguna detalle diferente en el torpedo (diseños rugosos o plotteos más interesantes), tomando en cuenta que se trata de un vehículo más “copado” y “atrevido” que el resto de los Peugeot.

El 2008 mantiene el conocido i-Cockpit del 208 y 308 II. El instrumental se encuentra posicionado en el sector superior del tablero, mientras que el diminuto volante se ubica bien abajo y cerca del conductor para que la experiencia de manejo sea más cómoda que en el resto de los autos. A esto se le suma la pantalla táctil con navegador bien cerca del conductor, para evitar que el que maneja se tenga que estirar para accionarla. La diferencia en relación al 208 aparece en los colores elegidos (tanto del torpedo como de los tapizados) y en el diseño de la consola central, un poco más alta. El freno de mano tipo avión también es un desarrollo exclusivo para el 2008.

A la Argentina llega con dos motorizaciones nafteras. La que estará presente en las variantes más accesibles es la clásica 1.6 16v de 115cv que se acoplará con una caja manual de 5 marchas o una automática Tiptronic de 4. La única versión que tendrá un motor y caja diferentes es la Sport, que suma un 1.6 THP de 165cv y caja manual de 6 marchas. Es la mejor combinación posible para este tipo de vehículos, ya que en la competencia no existen motorizaciones turbo.

Lo que tampoco existe en el resto es el sistema Grip Control. Es la respuesta de Peugeot a la falta de doble tracción y se compensa con un ESP adaptativo que mejora la tracción de las ruedas delanteras dependiendo del modo que se configure (Normal, Nieve, Arena, Barro y ESP OFF). Este sistema está sólo disponible en la versión Sport, principalmente por un tema específico: es la única variante que cuenta con ESP de serie.

En cuanto a sensaciones de manejo, el 2008 es un auto muy dócil y simple de manejar. La dirección asistida eléctricamente es un placer a bajas velocidades, pero en alta se vuelve algo arisca y tiende a buscar el centro con muchísima autoridad, lo que molesta bastante si es que tenemos vientos fuertes laterales. El 1.6 16v es ágil en ciudad y tramos cortos, pero se queda muy corto a la hora de realizar sobrepasos en ruta. En eso el experto es el THP, que con un rebaje a 5ta logra acelerar al instante sin disparar al universo los consumos.

Si hablamos de habitabilidad, el 2008 es justo. No sorprende por tener una gran diferencia en las plazas traseras en relación al 208, pero en lo que sí gana es en la capacidad de carga del bául: el 208 tiene 318 litros mientras que el 2008 llega hasta los 355. ¿El punto negativo? La rueda de auxilio no es homogénea, sino que es una medida más chica que la original.

La presentación duró dos días completos, tres de viaje en total. Más adelante tendremos el 2008 durante una semana para publicar el test correspondiente. Hoy, apenas un adelanto.