Now Reading
Contacto Express: Chevrolet Spark 1.2 16v LT

Antes de su lanzamiento, Info Sobre Ruedas ya realizó un primer contacto con el nuevo Spark, el tercer lanzamiento de Chevrolet en el 2011. Diseño original, equipamiento interesante y un precio algo elevado.

DSCN2765_.JPG

Info Sobre Ruedas organizó una clínica de manejo en Pinamar, donde se testearon Chevrolet Cruze 1.8 LTZ, un Aveo LT Automático y un Spark. El siguiente contacto es sobre el más pequeño, que recién se lanza al mercado. “Un vehículo de nicho” es la frase con la cual GM quiere introducir al nuevo Spark en el mercado. Traído de Corea (al igual que el Cruze, ambos con 35% de arancel por ser extra zona) llega en reemplazo del anterior modelo, mucho más conservador, con motor 1.0 y con un equipamiento bastante más modesto.

El nuevo Spark sorprende en su diseño tomando en cuenta que es un Chevrolet, marca asociada a los diseños conservadores. En el frente se destacan sus grandes ópticas, con la parrilla característica de los últimos modelos de la marca y el respectivo moño en el centro. Las luces antiniebla se incluyen dentro del equipamiento (única versión LT).

Pinamar_2011_CCC_2738.JPG

Pinamar_2011_CCC_2767.JPG

El lateral resulta atractivo, con una clara inclinación del diseño “hacia adelante“. Esto permite que los espejos retrovisores puedan ubicarse en una posición más baja, mejorando la visibilidad lateral, bastante comprometida por el ancho pilar “A”. Las manijas traseras se encuentran escondidas sobre el final de los vidrios de las puertas, mejorando el remate de las puertas.

La parte posterior del Spark se caracteriza por darle final a cada una de las líneas que surgen desde la trompa del auto. El piso del ingreso al baúl queda un poco elevado para poder introducir valijas pesadas, u objetos grandes. La patente trasera se aloja sobre el portón, que posee apertura interna al igual que el tanque de combustible. Luces antiniebla, limpialavaluneta y tercera luz de stop, incluidos.

Pinamar_2011_CCC_2724.JPG

En el interior, el diseño es lo que se pondera, y ahí juegan en contra algunas características de su funcionalidad. El tablero de instrumentos es digital, salvo el velocímetro, que ocupa un lugar central en el tablero. A su lado, y en una pantalla de acotadas dimensiones, se ubica todo el resto de las informaciones posibles: tacómetro, nivel de combustible, kilometraje total y parcial, hora y también algunos indicadores y testigos. Entre el equipamiento destacado se incluye aire acondicionado, dirección asistida, levantavidrios eléctricos, alarma, cierre centralizado, doble airbag y ABS. Además se le pueden agregar diferentes opcionales, como alerón trasero, spoiler, stereo con Bluetooth, etc.

Pinamar_2011_CCC_2747.JPG

El torpedo central incluye un espacio donde se alojan más indicadores, que podría haber sido usado para incluir una pantalla o un display con información general, como temperatura exterior, fecha, consumo instantáneo, etc. Por debajo se encuentran los difusores del aire y más abajo se encuentra la radio con MP3, USB y conector auxiliar. La radio está asociada a un sistema de 6 parlantes e integrada en el tablero, con botonera dual. Siguiendo con los lineamientos del Agile, el aire acondicionado es digital, comandado desde 3 perillas.

Pinamar_2011_CCC_2741.JPG

Ya probando el Spark, pudimos comprobar que la ciudad es su ámbito natural. El motor 1.2 16v de 81cv responde muy bien a altas revoluciones, pero en bajas le cuesta tomar impulso, recién lo hace arriba de las 2500-3000 rpm. Los 35 litros del tanque de combustible son más que suficientes para el motor con el que viene el Spark, que acusa una autonomía más que interesante en ciudad. El tacto de la palanca de cambios es muy preciso, con marchas cortas y sin quejidos. La tenida direccional es bastante buena, pero en trayectos donde el viento se hizo sentir, la dirección requirió correcciones constantes.

Pinamar_2011_CCC_2749.JPG

Quisás un punto a mejorar es la rumorosidad del motor, que a velocidades altas se hace sentir, y mucho. Sabiendo que es un vehículo que sale a la venta a no menos de $70.000, y teniendo enfrente a marcas como Kia (con el Picanto) y Hyundai (con el i10), es un aspecto a considerar. En términos de garantía, sus competidores le ganan, ya que el Spark ofrece 2 años sin límite de kilometraje, mientras que Kia hace lo propio con 5 años o 100.000km.

Pinamar_2011_CCC_2764.JPG

El que queda más en segundo plano es el Chery Face que, inclusive ofreciendo mayor equipamiento y un motor naftero 1.3, se sitúa casi $15.000 por debajo del Spark.

La pelea se inicia, el segmento “A” premium ya tiene competidores, y los clientes serán los que tengan la última palabra, reflejando su elección en las ventas finales de cada modelo.

About The Author
Fede Peralta Pahor