#ChauClassic: General Motors dejó de producir el Chevrolet Classic en Argentina

El auto más longevo del mercado por fin dejó de ser producido en General Alvear, provincia de Santa Fe, lugar donde era ensamblado desde 1998. En el mercado será reemplazado por el Prisma Joy, mientras que en producción le cederá espacio al Cruze hatchback.

El auto más longevo del mercado por fin dejó de ser producido en General Alvear, provincia de Santa Fe, lugar donde era ensamblado desde 1998. En el mercado será reemplazado por el Prisma Joy, mientras que en producción le cederá espacio al Cruze hatchback.

En el día de ayer las redes sociales comenzaron a hacerse eco de un anuncio que nunca iba a llegar: la producción de la última unidad del Chevrolet Classic, el auto más longevo del mercado local.

Conocido en toda su historia como Corsa, se producía en General Alvear desde el año 1998 y se mantuvo en línea hasta este mes, concluyendo 18 años de ensamblado ininterrumpido para culminar su extensa carrera (gloriosa, por cierto) con dos pequeños papeles pegados en el capot y baúl que anunciaban su deceso.

Algo un poco más deprimente que la producción de la última unidad del Renault Clio Mio, que por lo menos tuvo a los operarios alrededor para despedirlo (ver nota).

El modelo rosarino supo ser un best seller dentro de los mercados latinoamericanos. Liderando palmo a palmo junto con el Volkswagen Gol, el Classic se ganó su lugar privilegiado en el top 3 de ventas locales en base a una confiabilidad probadísima, un precio accesible y una interesante tasa de financiación, variante muy utilizada para quienes querían acceder a su primer 0km y contemplaban al Corsa Classic City 3 puertas como la opción más acertada.

Desde el centro industrial rosarino salieron casi todas las carrocerías (3 puertas, 4 puertas, 5 puertas y Wagon), a excepción de la variante furgón Combo que era importada de Brasil y la coupé Tigra, pasión de multitudes. Y hasta incluso supo sobrevivir a la llegada del Corsa II, que construido sobre una plataforma más moderna compartía posicionamiento con el Ford Fiesta y buscaba pelear cabeza a cabeza el segmento B+.

Pero a General Motors las cuentas no le salieron nada bien. La escasa publicidad que le hicieron al nuevo modelo, sumado a la crisis del 2001, la gran participación de mercado que conservaba el Classic y el excesivo costo de fabricación del Corsa II, llevaron a este digno producto a una muerte casi ni anunciada. Imagínense qué caro era de producir que el Agile (esa especie de auto moderno y tecnológico que no representa a ninguna de las dos palabras) se desarrolló sobre la plataforma del Classic y no sobre la del Corsa II. Hasta incluso la Montana (la variante pick-up del Corsa II) fue discontinuada para luego reemplazarla por la Montana II, basada en el Agile, basado en el Classic.

Y ahí aparece el otro hito -lamentable- de la industria automotriz regional: fue la primera vez en la historia que un auto de plataforma anterior reemplazaba a un auto de plataforma más moderna.

Pero tampoco le quedará mucho al Agile: las escasas ventas y la negativa de importación desde Uruguay y/o Brasil (sí, aunque no lo crean no lo quieren importar a su país) no le dará mucho aire más para respirar. Así que en breve se vendrá otro obituario.

¿Cómo queda la gama actual de Chevrolet en Argentina? El reemplazo directo del Classic es la gama Joy de los Onix y Prisma (ver nota), mientras que el Agile transitará sus últimos meses de vida en un limbo de posicionamiento con los mismos precios.

Fotos: Reproducción