Alpine: la marca deportiva de Renault regresa con el Vision Concept

Se conoció el prototipo definitivo que adelanta cómo será el nuevo deportivo desarrollado por Renault y Caterham. Su diseño está inspirado en el mítico A110 y competirá contra los Alfa Romeo 4C y Porsche 718 Cayman.

Se conoció el prototipo definitivo que adelanta cómo será el nuevo deportivo desarrollado por Renault y Caterham. Su diseño está inspirado en el mítico A110 y competirá contra los Alfa Romeo 4C y Porsche 718 Cayman.

Renault está decidida a mantener viva esa imagen sport que década a década se reflejó en algunos modelos de su gama y que le permitió a muchos de ellos llegar a convertirse en íconos, como el Clio Williams o el Alpine. Justamente a este último, la marca del rombo se propuso reeditarlo y acaba de presentar su último prototipo antes de pasar a la línea de producción.

El A110, aquel mítico coupé desarrollado por Alpine, una pequeña empresa fabricante de deportivos que utilizaba motores Renault (que finalmente años más tarde terminó comprándola) a principios de los 60, fue una bisagra en la historia del rally. Si bien ya había conseguido numerosas victorias, la más trascendente fue la de Montecarlo en 1973, la primera competencia oficial del WRC (hasta ese entonces conocido como Campeonato Internacional). Su reinado en la especialidad continuó hasta la llegada del Lancia Stratos, contra el que nada pudo hacer ya que era de una concepción mucho más moderna y específica para el mundial de rally. Pero a esa altura, el A110 ya gozaba de un encanto y una fama que le permitieron perdurar en el tiempo.

A 60 años de la creación de Alpine, la alianza entre Caterham y Renault empieza a dar sus frutos. Después de varios concepts, al fin se dio a conocer el prototipo definitivo, un vehículo que aseguran, se mantendrá prácticamente sin cambios cuando sea producido en serie a fines de este año. El Alpine Vision conserva los razgos del original, aunque agregándole un toque de modernidad, siendo así una de las reinterpretaciones más logradas, como en su momento fueron el Fiat 500 o el Dodge Challenger. La disposición de los faros, la curvatura de las ventanillas y su silueta fueron respetadas, sólo las llantas, algunos trazos y detalles tecnológicos (como la iluminación) le dan un aspecto más actual.

En su interior también se luce esa combinación entre lo moderno y lo retro. Un tablero muy simple, en el que la pantalla central, el instrumental y los comandos son los detalles más futuristas, en contraste con un reloj de agujas de corte más clásico y numerosos apliques cromados.

No hay muchos datos sobre la motorización que utilizará el nuevo Alpine, sólo que será un motor de cuatro cilindros de entre 1.8 a 2.0 litros y que desarrollaría una potencia de 250 a 300 CV. La idea de Renault es posicionar a esta coupé como un rival del Alfa Romeo 4C y del Porsche 718 Cayman, ¿Lo logrará? Al menos en diseño, no hay dudas de que será una opción muy atractiva.