La marca joven de Toyota cerrará sus puertas debido a su baja rentabilidad. Así lo anunció la firma japonesa, que comercializará los modelos con su propio logo, desistiendo del plan que pretendía salvarla.

Adiós al sueño de la marca nipona de que sus clientes “Tengan como primer auto un Scion, de adultos se pasen a un Toyota y se jubilen manejando un Lexus”, como habían imaginado sus directivos. Ese había sido el leiv motiv de la división que nació en 2003 para ofrecer productos destinados a los jóvenes pero que nunca logró obtener demasiadas ventas… y para peor, el promedio de edad de sus compradores era de unos 49 años.

Así como hace días FCA dio de baja la producción del Chrysler 200 y el Dodge Dart (ver nota), varias marcas también van anunciando recortes en su gama. Esta vez fue el turno de Scion, que directamente cerrará sus puertas. A pesar de que hasta hace poco parecía que su casa matriz iba a intentar darle una segunda chance renovando sus productos e incorporando vehículos rebautizados como el iM (basado en el Mazda2 sedán) y el iA (Toyota Auris), incluso se había presentado el concept C-HR, la decisión se inclinó finalmente por su eliminación. Sus productos serán absorvidos por Toyota, que los comercializará bajo su logo.

El caballito de batalla de Scion era el FR-S (gemelo del Toyota 86 y el Subaru BRZ) pero el resto de la gama había quedado ya muy desactualizada. Lo que alguna vez fueron los innovadores y llamativos xB y xD hoy ya lucían desfazados. Ésto, sumado a que en los últimos años los jóvenes estadounidenses han dejado de comprar tantos autos como antes, fueron las principales causas que ocasionaron su cierre definitivo.