Adiós a un grande: FCA despide al Dodge Viper

FCA anunció que dejará de producirse en 2017, pero como homenaje al mítico biplaza con motor V10, se presentarán 5 ediciones especiales para despedirlo.

FCA anunció que dejará de producirse en 2017, pero como homenaje al mítico biplaza con motor V10, se presentarán 5 ediciones especiales para despedirlo.

Malas noticias para los fanáticos de los deportivos, especialmente para los de Dodge. A la seguidilla de modelos discontinuados por FCA (ver nota), el próximo año se sumará el más pasional de todos, el Viper, un vehículo que si bien nunca fue pensado como un superventas, se ganó un lugar de privilegio entre los amantes de los pura sangre.

Fiel exponente del estilo americano, su diseño agresivo con un largo capot, colores estridentes, motor V10 de 8.4 litros, 645cv y 812Nm de torque acoplado a una caja manual y la infaltable serpiente fueron siempre su mejor carta de presentación. A lo largo de su historia, el Viper se jactó de ser tan indomable como rápido: salvo en la última generación que incorporó ESP, nunca ofreció ningún tipo de ayuda a la conducción.

Con semejante potencia y torque, no era un auto para cualquiera, pero en las manos indicadas, podía batir récords que ponían en aprietos a muchas Ferrari o Porsche, como los 7:12 minutos que marcó en Nürburgring en 2011.

Pero todo tiene un final, especialmente cuando prevalece la rentabilidad por sobre la emoción y justamente ese fue el talón de Aquiles del Viper: su producción (casi artesanal en una pequeña planta en Detroit) sobrepasaba la baja demanda que tenía, por lo que debió interrumpirse en varias oportunidades hasta agotar el stock remanente. Ahora, FCA decidió poner punto final a sus 25 años de historia, pero lo hará como todo buen deportivo se lo merece, con una serie especial rememorando sus mejores épocas… aunque no será sólo una, sino cinco versiones dignas de colección.

 

Dodge Dealer Edition ACR: 33 ejemplares disponibles únicamente en los concesionarios Tomball Dodge, de Texas, y Roanoke Dodge, de Illinois, que ostentan el mayor número de ventas de la división SRT. Toma sus colores de la bandera de Estados Unidos, carrocería blanca, franja central azul y una línea de color rojo del lado del conductor.

Adiós a uno de los deportivos más extremos, cuya existencia no se justificó nunca desde la racionalidad, sino desde la catarata de sensaciones que transmitía al conductor… como ejemplo, basta con escuchar el rugido de su V10.